Un verano especial es aquel que quieres que sea especial…

Ponencia de Alba Alonso: «Eduquemos sin etiquetas”
Escenas educativas 29: «¿El ‘no porque no’ y los sermones educan? Mejor contemos historias»

Un verano especial es aquel que quieres que sea especial…

A punto de entrar en las vacaciones escolares de verano, María Ángeles Jové Pons nos ofrece unas sencillas ideas para hacer de este tiempo que pasaremos juntos algo especial, una etapa sin prisas, en la que disfrutemos del presente y promovamos la conexión y el sentimiento de pertenencia de nuestros hijos. ¿Te apuntas?

Wooow!!! El tiempo vuela. Se acaba el cole. ¿Cómo puede ser que ya estemos en junio? Hace calor, los niños están entre cansados ya de las clases y excitados e ilusionados por unas vacaciones que pronto serán una realidad. Festivales, funciones escolares de fin de curso y, además … ¡Hay que ver la de cosas que se necesitan para los campamentos de verano!

Y, me pregunto yo… ¿Tú, mamá, cómo estás? ¿Qué tal llevas el casi verano? Si te digo que sé que estás agobiada por lo que se te viene encima, ¿qué me dirías? ¿qué tengo razón? Te entiendo, a tu rutina que todavía no ha cambiado (tú no tienes vacaciones) tienes que empastar la “no rutina” de tus hijos…¡Qué locura!

Y si te digo que podemos ofrecerte recursos para sobrellevar el verano de una manera más fluida, mejor para todos, teniendo en cuenta las necesidades de toda la familia, que os permita disfrutar y coleccionar momentos para toda la vida… ¿qué me dirías? Te animo a que inviertas tu tiempo en una aventura emocionante asistiendo a uno de nuestros cursos.

Te dejo “para ir haciendo boca” algunas recomendaciones que pueden ayudarte a hacer las cosas más fáciles este verano. Las vacaciones están hechas para disfrutar y esto, ¡no lo podemos olvidar! ¡Nunca!

1.- Vais a pasar juntos mucho tiempo, muchas horas y conviene tenerlo presente para que la convivencia sea gratificante para todos. Agenda un espacio exclusivo para cada uno de tus hijos. Si son pequeñitos puede ser un ratito chiquitín más a menudo, cualquier cosita que se os ocurra a los dos y que llamaréis “vuestro momento”. Si son algo mayores, puede ser más tiempo y más distanciado, ¿cómo lo llamaréis? Los niños agradecen mucho pasar a solas una rato con su padre o su madre. En vacaciones puede ser más fácil hacerlo realidad si lo hablas con tu pareja. Fortalece el vínculo. Ya sabes que para AEIOU “la relación es lo primero”. Es perfecto que papá se vaya con el hermano a charlar y a tomar un helado mientras tú te quedas con el peque haciendo un dibujo o alguna manualidad. Los niños se sienten valorados, importantes y al sentirse bien luego son más colaboradores con todo.

2.- Aparta el juicio. Deja atrás el ruido de tu mente, esa historia o diálogo interno que te desconecta del AQUÍ y te separa del AHORA, que enturbia y contamina la realidad de este preciso momento con tus opiniones, interpretaciones, valoraciones… Sí, me refiero a ¡todo eso que te dice que “eso no tendría que estar pasando” ¡pero es que “está pasando”! No hay excusas, estamos de vacaciones y si tu peque se entretiene mirando una mariquita, es un momento maravilloso para que lo viváis con intensidad juntos. No hay prisa. ¡Mañana no hay cole! ¡Disfruta tu también del PRESENTE!

3.- Si lo necesitas, dedica cada día un ratito para estar a solas. Aunque sean 10 minutos matutinos tomando tu café cuando todos los demás todavía duermen ¡saboréalo con intensidad! También puedes hacer algo que te guste, para recargar pilas, como poner música y bailar una canción con el príncipe de la casa. Seguro que os reís un montón.

4.- Sorprende a tus hijos haciéndoles partícipes de los planes de la familia. Pídeles opinión. Anímalos a hacer cosas todos juntos ¡Toda la familia! Les encanta vivir el sentimiento de pertenencia, ¡foméntalo! No hace falta gastar dinero. Hacer un pastel en casa, ver una peli que han escogido ellos, salir a correr o en bici. ¡Les encanta hacer cosas con sus padres! Si la cocina se ensucia o el pastel sale grumoso es lo de menos. No hay excusas, estamos de fiesta y lo importante es pasar el tiempo juntos. En un ambiente distendido, sin poner el foco en el resultado (hemos estado mucho tiempo, todo el curso, poniendo el foco en el resultado, ¿no creéis que es demasiado?) se disfruta mucho y se crea conexión. Cuando has logrado conectar con tu hijo, empiezan las confidencias, es el momento ideal para transmitirles enseñanzas y contarles historias personales con aprendizaje.

5.- Pasando tiempo juntos en normal que tus hijos rivalicen o acaben peleando. Procura no entrometerte (“salvo que corra peligro el artista”) juzgando y comparando. Intenta empatizar con todos tus hijos (siempre tendemos a hacerlo más con uno que con el otro, dependiendo de la situación, porque creemos saber lo que ha pasado, cuando muchas veces no es así). Sin juzgar y sin comparar. Primero conectar y luego reconducir o corregir la situación. En nuestros cursos ofrecemos recursos para que aprendan a ponerse en los zapatos del hermano (con papá o mamá) y son ejercicios muy potentes para crear armonía en casa.

6.- Por último, y lo más importante… ¡Lo más importante, créeme! ESCUCHA a tu hijo. No hay excusa, estáis de vacaciones, HAY TIEMPO. Ahora sí que hay tiempo. Es una oportunidad para conocerlo un poquito más, para que se abra a ti, para que te hable de sus sueños porque una mamá y un papá pueden llevarle ¡hasta el infinito y más allá!


¡Visita la web de AEIOU Coaching para Padres!

Imagen de portada: Pixabay /Mario0107

Spread the love

Sobre el autor

María Ángeles Jové Pons
María Ángeles Jové Pons
Soy experta en coaching para padres y para la maternidad, formada en la Escuela Europea de Coaching. Co-fundadora de Coaching para Padres AEIOU (http://www.coachingpadresaeiou.com/). He sido profesora universitaria.