Cómo hablar con los niños sobre diversidad funcional
Haré que merezca la pena, hijo

¡Tengo una tutoría! Consejos de Cristina Gutierrez Lestón.

Tutorías con profesores

Los maestros son y serán una figura constante durante la infancia y adolescencia de nuestros hijos. Son imprescindibles en su formación y es necesario que los padres los valoremos y les demos la autoridad que necesitan para llevar a cabo su trabajo, que no es otro que el de ayudarnos a educar a nuestras criaturas para que un día salgan al mundo bien preparadas.

Probablemente, serán más objetivos ellos que nosotros, principalmente porque ellos son los profesionales y tienen mucha más información sobre nuestros hijos que nosotros mismos, ya que se pasan 8 horas diarias observándolos en un medio social, y nosotros no.

Las reuniones con el maestro son un momento clave para obtener toda la información que podáis sobre vuestro hijo o hija. Os adelanto que para muchos profesores las reuniones con los padres son sin duda la peor parte de su trabajo, la mayoría lo pasan fatal. Los maestros no reciben formación de cómo hacer las reuniones con los padres y los padres no recibimos formación de cómo hacer las reuniones con los maestros, por lo que a menudo es la patata caliente sin resolver.

Normalmente los maestros ya entran en la sala sintiéndose amenazados, hecho que inconscientemente provoca una conversación distante e incluso fría: la mayoría miden cada frase, cada palabra por miedo a molestar a los progenitores de los niños.

A menudo los padres entran en la sala con desconfianza y si detectan inseguridad en el maestro, la desconfianza, crece. Uno y otro lo notan todo, a pesar de que no sepan identificar lo que ha pasado. La conclusión es que el trabajo en equipo no existe porque se basa en un valor básico, la confianza, que como veis no aparece por ningún sitio.

Si queréis tener confianza con el maestro para trabajar en equipo, aprovechad cada reunión para crearla. ¿Cómo?

Así por ejemplo:

  1. Cuando veáis al maestro, saludadlo con un abrazo: es el segundo padre/madre de vuestro hijo y pasa más horas con él que vosotros… se merece una muestra de ternura ¿no? Y además bajaréis sus barreras defensivas.
  2. Dejad que hable, que os lo explique todo, pues vuestro objetivo es obtener el máximo de información.
  3. Los maestros suelen dedicar buena parte de estas reuniones a especificar temas curriculares (matemáticas, lectura etc.). Anotad en una libreta aquello que se le dé bien desde pequeño porque será una futura guía para recordar las cualidades de vuestros hijos. Y en cuanto a lo que debe reforzar, haced siempre caso al maestro, la mayoría tienen muchos años de experiencia y han visto a muchas criaturas, conocen las debilidades de cada uno, al igual que un carpintero puede ver enseguida las vetas en la madera.
  4. Cuando podáis hacer preguntas, aprovechad para plantear cuestiones como estas:  ¿Crees que tiene dificultades de socialización? ¿le cuesta hacer amigos?¿Empatiza? ¿Está bien considerado entre los niños de la clase? ¿Lo quieren? ¿cuáles son las fortalezas de su carácter y de su personalidad? ¿Y cuáles crees que son sus debilidades?  ¿Crees que tiene una autoestima sana?¿Es capaz de trabajar en equipo? Dile que te diga la verdad y sé consciente de que es muy complicado decirle a unos padres que su hijo no tiene muchos amigos (pero si no lo sabes, ¡no podrás hacer nada al respecto!)
  1. Y explícale cómo es tu hijo en casa porque le darás una información importante al maestro. Y si va contento al colegio díselo también y agradéceselo porque él/ella hace muchas cosas cada día para que así sea y haréis que se sienta mejor.

Todos necesitamos y a todos nos gusta que se reconozca nuestro trabajo.
Reconozcámoslo y animemos al que guiará los pasos de nuestro hijo o hija durante 9 meses de su vida

 Cristina Gutiérrez Lestón.

Spread the love

Sobre el autor

Cristina Gutiérrez Lestón
Cristina Gutiérrez Lestón
Cristina Gutiérrez Lestón es educadora emocional, hace 33 años que trabaja con niños y adolescentes. Es directora de La Granja Escuela de Santa María de Palautordera, por donde pasan cada año 10.000 niños. En 2006, el equipo pedagógico de La Granja Escuela fue pionero en la implantación de la educación emocional en los programas de actividades con los niños, ante las numerosas carencias emocionales que percibían en ellos, desarrollando una metodología propia. Con el propósito de difundir socialmente todo lo que ven en La Granja, dirige la publicación “Va d’educació”, es divulgadora mediática en TV3, TV2, La Vanguardia, El Periódico, etc, imparte cursos prácticos de educación emocional a alumnos, maestros, padres, deportistas, entrenadores y da conferencias para Ampas de escuelas, en empresas y en entidades deportivas. Además del Emocuaderno. Educación emocional en casa (Salvatella), es autora del Emocuaderno. Educación emocional en la escuela editado por La Granja, Entrénalo para la vida y Palabras de niño (Plataforma Editorial), de la colección de cuentos Sí, puedo, Sí, puedes, Sí, podemos (Salvatella), y de la colección Cuentos para que los niños se duerman y los padres se despierten.