Relatos de verano: Su vivencia semilla

Gregorio Luri capacidad de atención
Gregorio Luri: “En general, nuestra capacidad atencional es frágil”
educar con el ejemplo frente a adicciones
El efecto de nuestros rituales en el consumo de alcohol y drogas de nuestros hijos

Relatos de verano: Su vivencia semilla

Ver más artículos sobre

Relato de verano Vivencia semilla autonomía

Publicamos el segundo relato de verano. Como ya os contamos la semana pasada, hemos creado el Primer Concurso de Relatos de Verano Gestionando hijos.  Puedes mandar el tuyo (de 300 a 600 palabras y de temática libre pero con mensaje educativo) hasta el 25 de agosto a info@educarestodo.com. El premio es 2 entradas para nuestro próximo evento en Madrid (24 de noviembre), una suscripción anual en pareja a nuestra plataforma Gestionando hijos, y el último libro de cada uno de los ponentes del evento firmado por ellos. Además, la ilustradora y escritora Jessica Gómez leerá el relato ganador en el evento.

Y ahora sí, aquí os dejamos el segundo escrito por el equipo de Gestionando hijos. Después de leerlo, os toca a vosotros poneros a escribir.

Yo me acuso: he sobreprotegido a mi hija

-No puedes, no andes por ahí, que te caes, ten cuidado…

Me avergüenza confesar que desde que mi hija Laura anda estas son las frases que más suelo decir. Ahora ya tiene siete años,  pero no puedo evitar seguir pendiente de que no se caiga, de que no vaya por sitios peligrosos… Caigo, como decía Carles Capdevila, en esa gran contradicción común a los padres, obsesionados por el hecho de que nuestros hijos anden y hablen para luego pedirles que se estén quietecitos y callados.

Y la verdad, este verano estoy sufriendo. No se nos ha ocurrido mejor idea que venir una semana con una pandilla de amigos y sus hijos, de muy diferentes edades, a un camping, lleno de piedras, árboles que parecen decir “¡Oye, Laura, súbete en mí!”, mucho terreno libre… Vamos, la pesadilla de una madre como yo. Tengo que decir en mi defensa que Laura, con tres años, se rompió el tobillo al caer mal de un columpio y fue complicado mantener  a nuestra hija quieta mientras se recuperaba. Ahora, Laura no es precisamente muy ágil, corre poco, no suele trepar, no le gusta mucho la actividad física… Y claro, como la veo más torpe de lo normal, no quiero que se caiga.

Casi se queda sin vivencia semilla y autonomía por mis miedos

Desde que hemos llegado al camping me he dado cuenta de dos cosas: la primera es que los hijos de mis amigos parecen clones de Mowgli: se mueven con agilidad por todo el camping, no paran de trepar, saltar, correr, desafiar todos los obstáculos, recolectar palos para hacer una cabaña… Todos parecen mucho más autónomos que Laura y sus padres se alegran mucho de verles a sus anchas, felices de correr sus propias aventuras. El segundo hallazgo es que veo a Laura muy retraída, tímida y dependiente. Es la única que el primer día se quedó con los adultos mientras todos los niños se iban a explorar. Y no me gusta verla así. Recuerdo, de hecho, que yo de pequeña corría con mis primos por un bosque cercano a la playa donde veraneábamos. Íbamos a explorar sin el control de adultos y la sensación que guardo de esos momentos es muy poderosa: me recuerdo capaz de ir por nuestra cuenta, superar retos, ponerme a prueba… Sin duda, es lo que Heike Freire llama en la plataforma Gestionando hijos mi “vivencia semilla”, esa que me demostró por primera vez que soy capaz y autónoma y que, como dice Heike, me constituye como persona. Y, sinceramente, quiero algo así para Laura.

Así que he decidido hablar con Laura para animarla a correr las aventuras que quiera con los otros niños,  a los que conoce bien. Y hablarle de mi experiencia semilla para que entienda la importancia de vivir algo así. Y también quiero disculparme, porque por querer protegerla de mis miedos le he hecho perderse muchas cosas. De hecho, si no hablo con ella, estaré robándole la oportunidad de encontrar en este camping su vivencia semilla.

Sobre el autor

Gestionando Hijos
Gestionando Hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *