Querida Noelia: ¡Ultreia!

El ejemplo de Cristiano Ronaldo
Cómo pasar del control a la confianza en la relación con tu hijo adolescente

Querida Noelia: ¡Ultreia!

La maravillosa madre, coach, experta en talento y educación Noelia López-Cheda nos deja un legado que jamás olvidaremos. 

Querida Noelia: 

Espero que allá donde puedas leer este mensaje estés bien. Nos han informado de que tu corazón ha dejado de latir. Estás -dicen- clínicamente muerta.  Tus seres queridos, tus amigos lloramos que -supuestamente- nos hayas dejado. Pero la realidad es que es imposible que nos dejes. Nosotros te sentimos y te sentiremos SIEMPRE emocionalmente viva. Estarás siempre muy viva en nuestros corazones – eres una persona excepcional, que siempre contagias todo lo necesario para que los que te rodeemos nos sintamos bien-. Estarás siempre muy viva en nuestros pensamientos, en nuestras decisiones  – nos ayudas a vivir, a elegir mejor. 

“Gracias a profesionales como tú podemos educarnos y avanzar” escribe Rosa Araujo, una de tus miles de seguidoras, comentando el vídeo de tu ponencia “Si les resuelves sus problemas, eres su principal problema”.

Elena Nieto escribe en el perfil de nuestra querida y común amiga Lucía: “Que pena, era una de esas personas que solo con escucharla cinco minutos, se quedaban para siempre en la memoria.” 

Así es, querida Noelia estás y estarás siempre en nuestra memoria. 

Hoy muchos amigos nos hemos convertido en una piña en torno a ti. Todos estamos tristes por lo que Víctor, tu cariñoso marido, nos ha comunicado: “Ya no hay marcha atrás” dice en su mensaje. Sentimos una profunda tristeza por saber que no vamos a volver a organizar otra jornada, otras conferencias juntos… ¿o sí? 

Yo creo que sí, Noelia. Vamos a seguir juntos muchos años más. Sí, todos los amigos que te (nos) queremos – Lucía, Marian, Laura, Andrea, Alba, Elena, Noemí, Cristina, María y muchísimas personas más-. Vamos a seguir recordándote, escuchándote, mencionándote.  El “Como dice Noelia López-Cheda” que tantísimas veces hemos utilizado, va a permanecer siempre. Tú, que hablas del legado que dejamos en la vida, es muy importante que sepas que has dejado un legado lleno de mensajes, ideas, de buenos momentos, de una forma de interpretar la vida que siempre nos va a acompañar. 

Querida Noelia: te queremos. Te lloramos. Esperamos estar a la altura de tu legado y no defraudarte. Tu corto e intenso paso como persona viviente ha sido espectacular. La mayoría de nosotros no podremos – por muchos años que vivamos- conseguir transmitir, hacer tanto y tan bueno. Nos vemos en el próximo evento. Nos vemos en el camino. ¡Ultreia! 

Juntos, una vez más. 

Sobre el autor

Leo Farache
Leo Farache
Nacido en Madrid, ya no cumplirá los 50 años (es de la añada del 63). Su vida profesional ha estado ligada al mundo de la comunicación, gestión, marketing. Ha dirigido algunas empresas y escrito dos libros (“Los diez pecados capitales del jefe” y “Gestionando adolescentes” Ejerce de profesor – lo ha sido de la Universidad Carlos III y de la UAM, actualmente da clases en ESAN (Lima) y ofrece conferencias – “una profesión que nos tenemos que tomar todos más en serio”. Es padre de tres hijos y ha encontrado en la educación su elemento. Quiere hacer lo posible por contribuir a mejorar la sociedad educativa. Da las gracias a Carmen por inspirarle en buscar nuevos rumbos para su vida, a Carmen (otra Carmen) por ayudarle en desarrollarlos y a su mujer, Virginia, por ser, entre otras muchas buenas cosas, tan generosa (“y aguantarme”)

1 Comment

  1. Eva dice:

    Saber que su voz no podrá ser apagada y que su legado no se apaga con su marcha es sin duda el mejor regalo que nos pudo dejar.
    Suscribo tus palabras y sonrio al pensar en ella, aunque a la vez derrame una lágrima.
    Gracias Noelia por tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *