experimento Pigmalión
Opinan los expertos: Si quieres educar con ilusión y salud, ¡muévete!
aprender habilidades sociales
Escena educativa 55: «No es tan difícil resolver diferencias y cooperar con los profes»

Peleas de hermanos

¿Cuántas veces te has peleado en tu infancia con tus hermanos y has terminado partiéndote de risa con ellos? María Soto, de Educa Bonito con Disciplina Positiva, aborda un tema que a muchos nos interesa: cómo gestionar las peleas entre hermanos. Para esta experta, «tener hermanos y poder pelearte con ellos es una ventaja muy grande porque es ahí, durante esos rifirrafes o peleas en donde tenemos la oportunidad de adquirir innumerables habilidades sociales». Observarlos evitando que se hagan daño, no intervenir antes de tiempo y no caer en las etiquetas del bueno y el malo, el culpable y la víctima (porque «el inicio de la pelea siempre es difuso») son algunas de las ideas que nos brinda María. 

¿Cuántas veces has discutido con tus hermanos?
¿Recuerdas alguna pelea que hubiera terminado en risas y juerga?
¿No? Seguramente algún adulto os separaba antes.

Tener hermanos y poder pelearte con ellos es una ventaja muy grande porque es ahí, durante esos rifirrafes o peleas en donde tenemos la oportunidad de adquirir innumerables habilidades socialesNuestra familia es nuestra primera “sociedad” y nuestros hermanos son nuestros primeros mejores amigos y, al mismo tiempo, nuestros enemigos más crueles.

¿Cómo actuamos los adultos ante una pelea? ¿Dejamos que nuestros hijos intenten solucionar sus problemas? ¿Serán capaces de llegar algún día a hacerlo si siempre intervenimos?

La sociedad pone etiquetas de “violencia” y “agresión” demasiado pronto. Cuando dos niños pequeños se empujan en un parque y dos mamás los separan, están separando a dos niños que no tienen otra forma de interactuar, y no la aprenderán si no les dejamos.

Nadie quiere que sus hijos se hagan daño o lastimen a los demás pero ¿Realmente se van a hacer daño? Nunca lo sabremos…siempre les separamos antes.

Si dos hermanos que se pelean notan como sus padres no intervienen en la pelea y, de manera respetuosa observan para evitar que se hagan daño, podrían llegar a entender que discutir no es malo si realmente les lleva a encontrar una solución al conflicto. Si rápidamente lo separamos además corremos el riesgo en el 100% de los casos de no ser imparciales y, en caso de tener el don de la objetividad, nuestros hijos siempre van a interpretar que les estamos ayudando o perjudicando de alguna manera.

Hay hermanos más fuertes, que gritan más o que “chinchan” por detrás, todos hemos hecho eso y realmente el inicio de la pelea siempre es difuso. Si nos posicionamos corremos el riesgo de caer en el “etiquetado”, porque en esos momentos de tensión todos hemos oído: “siempre la estás molestando” o ” ¿Te ha hecho daño, cariño?”…y ya tenemos un abusón/ona o un/a víctima.

Necesitamos herramientas nuevas para entender y actuar frente a las peleas, no podemos quedarnos en el “¡Cada uno a su cuarto!” porque, cada uno en su cuarto sólo estará pensando “¡Fue él!”, y con el “¡Pídele perdón!” ¿Realmente se están disculpando de manera sincera?

¿Te apuntas a descubrir cómo afrontar las peleas de tus hijos orientándolas hacia el aprendizaje de habilidades sociales de manera respetuosa? Visita la web de Educa Bonito para obtener más recursos y para consultar su agenda de talleres y charlas.


 

Imagen de portada: Annie Spratt /Unsplash.

Spread the love

Sobre el autor

María Soto Álvarez de Sotomayor
María Soto Álvarez de Sotomayor
Soy mamá de tres niños. Logopeda con mucha experiencia trabajando con niños y jóvenes, siempre en contacto con su entorno familiar y escolar. A medio camino de acabar Psicología, que decidí estudiar porque quería ahondar el conocimiento de la mente humana, se cruzó en mi camino la Disciplina Positiva y cambió mi vida. Como profesional dedicada a solucionar problemas de comunicación me ayudó a entender la importancia de la conexión y las relaciones respetuosas . Decidí formarme como entrenadora de padres en Disciplina Positiva para poder seguir ayudando a las familias de mi entorno y compartir con ellos una manera mucho más bonita y eficaz de educar. A nivel personal la Disciplina Positiva me ha ayudado a crear un ambiente familiar en el que mis hijos crecen FELICES mientras se preparan para la vida. No puedo pedir más.