Mi hijo quiere abrirse un perfil en redes sociales… ¿Qué hago?

Cómo educar la fuerza de voluntad a nuestros hijos
5 pautas para educar la fuerza de voluntad en nuestros hijos
Gritar daña el cerebro de los niños
Gritar daña el cerebro de los niños. ¡Stop gritos!

Mi hijo quiere abrirse un perfil en redes sociales… ¿Qué hago?

Nuestros hijos y las redes sociales

Un día estáis cenando todos juntos y, de pronto, salta tu hija: “Quiero tener Instagram”. ¡Horror! Ha llegado ese momento. Seguro que a muchas os ha pasado y, si todavía no, estáis temiendo que llegue ese momento. ¿Qué hacemos? ¿Se lo prohibimos? ¿Hasta qué edad no es recomendable que un niño se abra un perfil en redes sociales? El tema de nuestros hijos y las redes sociales preocupa a muchas madres y padres, y esperamos que este post os sirva un poco de guía.

Nuestros hijos y las redes sociales. ¿Por dónde empezamos?

Es probable que tu hija o tu hijo os venga con el “soy el único que todavía no tiene redes sociales” o frases de ese tipo para hacer presión y que le dejéis abrirse una cuenta en alguna red social. Óscar González, profesor de Educación Primaria y escritor, nos dice que, ante todo, “no debemos ceder a la presión del grupo para justificar que tenga acceso a las redes sociales”. “No basta con que limitemos o prohibamos el acceso, es necesario un trabajo previo cuando nuestros hijos son pequeños manteniendo con ellos una comunicación fluida sobre su presencia en las redes sociales y el uso de las mismas en un lenguaje adaptado a su edad”, añade Óscar.

José Carlos Ruiz, filósofo y profesor, comparte la misma opinión que Óscar. “Yo siempre recomiendo que cuando nuestros hijos (siempre que seamos conscientes de su nivel de madurez) tengan la apetencia de abrirse un perfil en una red social, que lo hagamos juntos. Y una vez que estemos junto a ellos, sería conveniente que les hiciésemos entender la importancia de dotar de sentido a todo lo que vayan a hacer en ella”.

Recomendaciones para usar las redes sociales de manera responsable

  • “Hay que acostumbrarlos a que las primeras veces que entren en la red social lo hagamos juntos y les ayudemos a analizar qué es lo que están viendo, qué intencionalidad hay en lo que allí se publica, cuál es el propósito, qué nivel de realidad tienen esas imágenes, etc., de modo que los dispongamos desde el inicio a una actitud crítica hacia lo que están consumiendo en la pantalla”, señala José Carlos. La primera tarea, entonces, es la de observación, que vean qué publican sus amigos o la gente a la que quieren seguir.
  • Ayúdale a registrarse y realizar el perfil explicándole los datos que no deben ponerse y el motivo. Configura con él la privacidad de los contenidos. Usad perfiles privados”, recomienda Óscar.
  • Antes de publicar algo (una opinión, una foto…), dice José Carlos que “es muy importante que tengan siempre activado el pensamiento crítico en torno a dos cuestiones: qué beneficios o qué provecho puedo obtener de publicar o subir algo, y qué perjuicios me puede causar esto”. Aconseja utilizar un caso real para que lo entiendan. Él nos cuenta el caso de un exjugador de fútbol del Córdoba que cuando tenía 13 años publicó un tweet animando al Real Madrid y, cuando dos años después le contrató el Barcelona B, descubrieron ese tweet y rompieron el contrato por aquel tweet que había escrito.
  • Las madres y padres tenemos que ser ejemplo. Óscar nos aconseja que “nuestro comportamiento en las redes sociales le sirva a nuestro hijo como ejemplo”. No podemos decirle que no haga cosas que hagamos nosotros constantemente en nuestros perfiles.
  • Supervisa su cuenta/s, acompáñale, pero no le espíes.
  • Hay que marcarles un horario de uso, y mejor hacerlo al principio, que lo vean como una norma prefijada de antemano y que tienen que cumplir. Por ejemplo, podemos decir por la tarde después de hacer los deberes, o antes de cenar.
  • Además del horario, Óscar González recomienda que fijemos algunas normas como las siguientes “acordándolas también con ellos”:
    – No añadir a la red a personas desconocidas.
    – Evita indicar datos personales: dirección, colegio, teléfono…
    – Tratar a los demás con respeto y sin mentiras: trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti.
    – No están permitidos ni los insultos ni la invasión a la intimidad de otras personas.
    – Si reciben un mensaje molesto, deben enseñarlo a sus padres o profesores y no contestar.
    – Si reciben imágenes o vídeos de una agresión ponerlo en conocimiento de padres o profesores.

Si, tal y como nos recomiendan estos dos expertos, hacemos este trabajo previo y durante con ellos, si les enseñamos a observar y a que entiendan la trascendencia que tiene cualquier contenido que se sube a la red, si les enseñamos un uso responsable de las redes sociales y acordamos unas normas de uso entre las dos partes, ¡todo irá bien!

 

Si ya has pasado por esto y tienes alguna recomendación extra, ¡bienvenida será!

Sobre el autor

Ana Nieto
Ana Nieto
De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.