El móvil te puede estar robando el presente

María Soto por qué nuestros hijos se portan mal
María Soto invita a educar sin miedo: “Nuestra calma será su refugio”
no todo el mundo lo ha hecho educar en igualdad
No, señor, no todo el mundo lo ha hecho

El móvil te puede estar robando el presente

móvil roba el presente rawpixel-651368-unsplash

“La mayoría de nosotros llevamos usando los smartphones desde el año 2010. Quiero que levantéis la mano aquellos de vosotros que desde que tenéis un smartphone os notáis un poquito menos pacientes, os cuesta estar en una cena con vuestra pareja sin consultar el móvil, os cuesta estar en la parada del autobús sin sacar el móvil para consultar algo porque os cuesta más trabajo esperar. Lo que sabemos de las tecnologías es que nos están volviendo un poquito más impacientes”, nos decía el neuropsicólogo Álvaro Bilbao en su primera ponencia con nosotros. Y es que no es raro ver en el parque a los niños jugando y a los adultos sentados al lado consultando su móvil o una quedada de amigos o familia en la que en algún momento todos miran el móvil o incluso suele pasar que pretendemos ver una serie o un programa mientras los comentamos por Twitter o consultamos las redes sociales cuando la escena es aburrida. ¿Es esto bueno para nuestro disfrute de la vida? ¿Nos estamos perdiendo algo? ¿Puede ser esto perjudicial para el vínculo con nuestros hijos?

Nos están robando el tiempo

” ¿Cuánto tiempo gastan las redes sociales en nuestra vida? Las hemos metido sin sacar nada, así que algo falta. Podría estar con mis hijos mientras subo fotos a Instagram, que encima las subo de mis hijos. Nos está pasando un poco como a los hombres de gris de Momo, se están llevando el tiempo. En el momento de la mayor comunicación mundial, vivimos la mayor incomunicación en casa, en los grupos de iguales… Necesitamos tiempo para pasear, para observar la naturaleza, tiempo para llorar y estas lágrimas tienen que ser en familia. Mis hijos tienen que ver que no soy insensible porque tengo prisa”, nos decía Mar Romera en una entrevista.

Por extraño que parezca, es habitual que tratemos de mantener una conversación con nuestros hijos mientras contestamos un mensaje de WhatsApp, que, mientras vemos la televisión, nos asalte la necesidad de comprobar si tenemos novedades en el móvil o que demos vueltas a qué fotos subir de la cena romántica que estamos teniendo con nuestra pareja. ¿Estamos disfrutando así, de verdad, del presente?

La multitarea es un mito, el presente es limitado y hay que priorizar

Con la llegada de las nuevas tecnologías, llegó también el mito de que somos capaces de (y las tecnologías nos ayudan a) hacer varias cosas a la vez: estar con nuestro hijo en el parque mientras vemos tuits graciosos, hablar con nuestra pareja mientras miramos fotos en Instagram, recoger a los niños del colegio mientras respondemos mensajes por WhatsApp, comer mientras cotilleamos Facebook, aprovechar en el coche un semáforo en rojo para responder un mensaje (lo cual, por cierto, os decimos por experiencia propia que está prohibido)… Así, parece que con el mismo tiempo de que disponemos podemos realizar más actividades y aprovechar mejor los minutos.  Es una promesa muy interesante, ¿verdad?

Pero, afirma Catherine L’Ecuyer en su libro Educar en la realidad que no es lo mismo caminar mientras conversamos que hablar con nuestro hijo mientras vemos el móvil, porque estas dos últimas actividades requieren procesar información. Podemos hacer acto de presencia en las actividades simultáneas de conversar con nuestros hijos consultar mensajes del móvil, pero no atenderlas a la vez. Y los estudios demuestran que cuando hacemos multitarea la capacidad de procesar información baja. En otras palabras, tenemos que elegir a qué prestar atención.

Perderse el presente es desconectar de nuestros hijos

En un tiempo en el que tenemos la fuente de miles de distracciones en nuestro bolsillo, parece complicado centrarse en el aquí y ahora (tal vez por eso se puede explicar el auge del mindfulness). Y lo cierto es que nuestros hijos, especialmente los niños pequeños, viven en ese aquí y ahora. Son, nos decía Ángeles Jové, “detectores de presencia. Tienen un radar muy potente y advierten cuando estamos ahí pero sin conectar, sin estar realmente… como si estuviéramos pero en realidad ausentes”.

Así que, sumado a las distracciones clásicas que tenían nuestros padres cuando estaban con nosotros y les impedían disfrutar del presente (las preocupaciones por lo que había pasado, el agobio de lo que quedaba por hacer), nuestra manía de consultar el móvil nos puede alejar aún más de nuestros hijos y, ” cuando menos conexión hay entre nosotros y nuestros hijos, menos armonía reina en casa”, afirma Ángeles Jové. 

Enseñar a nuestros hijos a disfrutar del presente

Somos, lo hemos repetido hasta la saciedad, el referente de nuestros hijos. ¿Qué queremos enseñarles: a disfrutar del presente o a estar a mil cosas a la vez pero a ninguna de ellas de verdad? Nos contaba Álvaro Bilbao en la citada ponencia que “muchas veces cuando queremos que nuestro hijo cene les ponemos un móvil delante que lo que hace es desactivar esta conexión” con la circunvolución frontal, la encargada de fijar la atención, “en vez de enseñar al niño a focalizar su atención, le enseña que tiene que estar atento a distintas cosas a la vez”. Mientras grandes ejecutivos pagan mucho dinero para aprender a tener una atención más plena (el famoso “mindfulness”), “nosotros nos empeñamos en que nuestros hijos tengan una atención más corta, más limitada y más disgregada”, lamenta Álvaro. Por eso, nos dice, “el cerebro de nuestros hijos necesita que le enseñemos a saborear la vida, no a consumirla”.

El conocido neuropsicólogo explica que hay una estructura en el cerebro denominada núcleo estriado, que decide qué atrae al cerebro “en función de dos criterios: la rapidez de la satisfacción y la intensidad de la satisfacción. El niño que tiene esta parte del cerebro copada con cosas emocionantes, rápidas, etc., no puede prestar atención a otras cosas”. Llegará un momento, advierte Álvaro, en que “disfrutar de la lectura y pasar un buen rato con un amigo en un parque le parecerá mucho más aburrido que ir a casa y conectarse en el ordenador”. Urge, parece, reeducar nuestro núcleo estriado para educar el de nuestros hijos.

Claves para que el móvil no nos robe el presente

Si te estás planteando el reto de que el móvil no te robe el presente, te proponemos algunas claves para conseguirlo.

  1. No saques el látigo para fustigarte, pero toma decisiones. El contexto en el que vivimos, con la tecnología en la mano y con la sensación de falta de tiempo constante, es el mejor caldo de cultivo para caer en esta especie de trampa tremendamente adictiva. Pero si ves que necesitas hacer cambios en tu gestión del tiempo y el ejemplo que estás dando a tus hijos, te animamos a tomar las riendas de esta decisión y plantearte un reto. En palabras de Catherine L’Ecuyer,  es importante “aprender como educadores a ver las consecuencias que tienen elementos perjudiciales alrededor de nuestros hijos. Nosotros también tenemos que recuperar esa sensibilidad que nos permite ver cuáles son los efectos del entorno que pueden afectar a nuestros hijos. No vale siempre decir: “Bueno, no es para tanto”. Esa frase refleja una actitud de tirar la toalla y de cinismo”
  2. Pactar tiempos.  Silvia Álava nos da en nuestra plataforma ideas muy interesantes y prácticas para gestionar mejor el tiempo que tenemos con nuestros hijos. Y una de ellas es pactar tiempos, como por ejemplo: “Ahora voy a contestar un WhatsApp de la abuela, que necesita saber una cosa. En cuanto acabe, podré  columpiarte en el parque”. También se pueden pactar tiempos en los que el móvil no esté presente, como durante las comidas familiares o en medio de una conversación importante.
  3. Vuelve a prestar atención a las tareas. Seguro que la experiencia de comer, incluso solos, sin ninguna distracción o la experiencia de ver una película sin el móvil delante o el disfrute de una lectura pausada como un libro serán pequeños placeres con los que volver a disfrutar del presente. Catherine L’Ecuyer, en una ponencia, nos animaba a “volver a actividades lentas, que requieren mucha paciencia, como la conversación, la lectura, la cocina o cosas tan sencillas como atarse los zapatos”.
  4.   En definitiva, tal como apuesta Catherine l’Ecuyer, se trata de conseguir que el mundo en tres dimensiones sea más atractivo que el mundo en dos dimensiones de las pantallas planas. La propia experta afirma que “es todo un reto”, pero que podremos empezar a abordarlo cuando “nosotros pensemos que el mundo en tres dimensiones es más atractivo que el mundo en dos dimensiones”.

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres leer más sobre este tema, te recomendamos:

Sobre el autor

Gestionando Hijos
Gestionando Hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *