¿Por qué es tan bueno leer cuentos a nuestros hijos?

Cómo hacer de tu hijo un experto emocional
Cómo hacer de tu hijo un experto emocional, por Rafa Guerrero
Entrevista a Patricia Ramírez
“Todo lo que aprendemos jugando se entiende, retiene y reproduce mejor”, Patricia Ramírez

¿Por qué es tan bueno leer cuentos a nuestros hijos?

Leer cuentos a nuestros hijos

La respuesta es sí, sí y sí, sin duda. Leer cuentos a nuestros hijos desde que son bebés tiene múltiples beneficios. Está comprobado que los niños a los que se les lee cuentos desde pequeños tienen un vocabulario más amplio y más conocimiento en general. Pero no solo esto, vamos a destacar 8 razones por las que leer cuentos a los niños es importante:

  1. Mejora la atención y la memoria. Aunque cuando son muy pequeñitos no te dejan casi ni leer dos palabras y ya están pasando a la siguiente página, o te cambian de cuento enseguida, según vaya creciendo observarás que cada vez se interesan y centran más su atención. Si cogéis el hábito de leerle un cuento todos los días, fomentaréis su concentración, y esto es algo que tendrá ganado después cuando quiera leer él solo o cuando vaya al colegio. Además, mejorará su memoria, puesto que el hecho de que te lean un cuento requiere no solo que escuches, sino también que pongas tus esfuerzos en retener lo que te cuentan para seguir la historia.
  2. Potencia su creatividad y estimula su curiosidad y su imaginación. Cuando les leemos, en su cabecita se activa la imaginación. Tienen que crearse el cuento en su mente: cómo son físicamente los personajes, cómo son sus casas o el cole donde van, todo. Es muy enriquecedor porque les hace preguntarse cosas, imaginarse qué pasará antes de que se lo contemos
  3. Amplía su vocabulario. Al final, en casa utilizamos un vocabulario reducido. En los cuentos aparecen palabras y expresiones nuevas, diferentes, que no utilizamos habitualmente.
  4. Motiva sus ganas de aprender cosas nuevas. En los cuentos pueden aparecer profesiones que nunca había oído, diferentes culturas, costumbres nuevas, países que no conocía… ¡infinidad de cosas nuevas que pasan a formar parte de su conocimiento!
  5. Les enseña valores y a gestionar sus emociones. A través de los personajes, aprenden valores importantes como la amistad, la generosidad, la empatía o el respeto hacia los demás. Además, les enseña las emociones, cómo las gestionan los personajes y a ellos les hace plantearse qué harían en esos casos, cómo gestionan ellos sus emociones, cómo resuelven los conflictos, etc. Como nos decía Begoña Ibarrola en esta entrevista, “los cuentos transmiten valores sin ser lecciones, enseñan sin dar consejos, orientan y guían al lector en este laberinto que es la vida”.
  6. Amor por la lectura. Si quieres que tu hijo de mayor se interese por la lectura, tienes que introducirle el amor por los cuentos desde pequeñito. Si acostumbras a leerle un cuento todas las noches, cuando él o ella pueda leer por su cuenta, ¡lo querrá hacer sin duda! Asociará la lectura con ese momento tan especial cuando cada noche te sentabas con él/ella y le leías un cuento.
  7. Fortalece la relación entre padres e hijos. Como decíamos en el punto anterior, leer cuentos a tu hijo no significa solo contarle una historia para que se duerma. Significa pasar tiempo juntos, compartir un rato de entretenimiento, compartir opiniones (por ejemplo, si el personaje ha hecho bien o mal). Vamos todo el día corriendo, disfrutemos de ese momento juntos antes de ir a dormir.
  8. Aporta relajación. Introducir este hábito como parte de su rutina, les proporciona calma, relajación, perfecta para dormirse.

 

(Foto: Picsea on Unsplash)

Spread the love

Sobre el autor

Ana Nieto
Ana Nieto
De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).