“En la preadolescencia, los encuentros con la pornografía son frecuentes”, Nayara Malnero

Kitbull, el nuevo corto de Pixar
‘Kitbull’, de Pixar, sobre la importancia de la tolerancia, el respeto y la amistad
Cómo aprender a gestionar nuestro tiempo
¡No me da la vida! ¡Necesito aprender a organizarme!

“En la preadolescencia, los encuentros con la pornografía son frecuentes”, Nayara Malnero

La falta de educación sexual, por Nayara Malnero

Según un estudio, la gran mayoría de los niños ya han estado habitualmente en contacto con contenido pornográfico al llegar a los 11 años. ¿Impactante dato, verdad? Sobre esto y la falta de educación sexual en nuestro país hablará Nayara Malnero el 30 de marzo en nuestro evento de Barcelona (¡consigue tu entrada aquí!).

Nayara es psicóloga, sexóloga clínica y autora del libro Sexperimentando.  La hemos entrevistado para que nos adelante un poco de lo que va a hablar en su ponencia, Hablemos de sexo con nuestros hijos.

  • Nayara, ¿crees que ese dato de que a los 11 años los niños ya han tenido contacto con contenido pornográfico lo conocen las madres y padres? ¿Qué consecuencias tiene el consumo de porno (y a tan temprana edad)?

La mayoría de los padres desconocen este dato aunque cada vez más se preocupan por el uso de Internet y de las Redes Sociales. Existe la creencia de que la pornografía es algo marginal, cuando para nada es así. El volumen de tráfico de las webs de pornografía en Internet supera a las visitas de Twitter, Netflix y Amazon juntas, como ejemplo.

En temprana edad como tal no existe un “consumo”, sino que más bien existen encuentros. Ahí empieza a cuentagotas, hasta que se convierte en algo más frecuente, sobre todo en la preadolescencia con el aumento del interés sexual.

El problema está en tomar como modelos de comportamiento y de relaciones (sexuales y no sexuales) a actores y actrices de “ciencia ficción” que, al final, es lo que es la pornografía, ciencia ficción de la sexualidad humana.

  • Hay una educación sexual insuficiente y los jóvenes, en su lugar, consumen pornografía. ¿Qué significa esto?

Significa que la pornografía se acaba convirtiendo en la educación sexual. Ahí queda un hueco que se cubre con “lo que hay”.

  • ¿Qué podemos hacer los padres? ¿Por qué parece que nos da miedo que haya educación sexual en los colegios y no nos da miedo todo lo que pueden ver y leer en Internet respecto al sexo?

Nos da miedo pero no hacemos nada. No tomamos la iniciativa en educar a nuestros hijos en este área y esto, que tanto nos afecta, queda en manos de otros. Somos los únicos que deberíamos inculcar valores a nivel de pareja o de sexualidad… pero no lo hacemos. Sigue también existiendo la creencia de que “hablar de ello lo fomentará”, cuando las experiencias educativas demuestran justo lo contrario. En los países en los que la educación sexual está integrada (tenemos ejemplos en el norte de Europa), las edades de la primera relación sexual son más tardías y los embarazos no deseados mucho más escasos, por ejemplo.

  • El sexo sigue siendo un tema tabú. ¿Cómo podemos fomentar que los hijos pregunten sus dudas sobre sexo a los padres y no sea incómodo?

Tenemos que empezar por nosotros mismos. Si para nosotros es un tabú, también lo será para ellos: ¡somos su modelo! Si, además, en cuanto preguntan algo o sacan el tema de pequeñitos, no les respondemos, evitamos el tema o no brindamos suficiente información, comprobarán que “de este tema no se habla”.

  • ¿Qué mensaje quieres transmitir con tu ponencia?

Que nos tenemos que poner las pilas. Los padres llegamos siempre tarde y podemos aprender a hacerlo mejor para brindarles el futuro que deseamos para ellos.

Nayara Malnero ofrecerá una ponencia sobre este tema en nuestro próximo evento, en Barcelona. Si no te la quieres perder, hazte con una entrada aquí por solo 10 euros.

Foto: Omar Pardo.

Sobre el autor

Ana Nieto
Ana Nieto
De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *