“Donde domina la confianza se vive mucho mejor”, Anna Ramis

Cómo gestionar los celos de nuestros hijos
‘Mirai, mi hermana pequeña’, una película que trata los celos en los niños
Cómo educar a los hijos en las nuevas tecnologías
10 pautas fundamentales para educar a tus hijos en las nuevas tecnologías, por Óscar González

“Donde domina la confianza se vive mucho mejor”, Anna Ramis

La confianza entre las familias y los profesores es fundamental para lograr el éxito educativo. Está comprobado que cuanto más participan las madres y padres en las actividades del colegio de sus hijos, mejores resultados obtienen estos. Una persona que sabe mucho sobre este tema es Anna Ramis, madre, maestra y pedagoga, y estará con nosotros en el evento de Barcelona el próximo día 30. Como adelanto, hemos charlado con ella por teléfono.

  • Anna, ¿por qué es importante que haya confianza entre las familias y los profesores?

No es solo importante, sino que es imprescindible. Para mí la confianza no es un concepto estático sino que es un concepto dinámico, no se deposita confianza y ahí queda para siempre. La confianza se tiene que trabajar a diario. Cuando los padres escogen centro y llevan a su hijo durante años, tienen que construir una relación de confianza voluntaria. Si padres y maestros vamos a trabajar por un objetivo común, tenemos que confiar los unos en los otros. Si nuestros hijos o alumnos, que son los beneficiarios de este objetivo, perciben que el entorno que estamos creando es de recelo o de desconfianza, no avanza el tema educativo, es como intentar poner agua en un colador. Si el recipiente, que somos padres y educadores, no es un recipiente que haga de nido acogedor a la gestación de la educación, se nos va a ir la educación por los agujeros o por las grietas, y vamos a gastar una cantidad de energía inútil.

  • ¿Cuál crees que es el motivo por el que a veces no nos fiamos los unos de los otros (padres de profesores y viceversa)?

Porque nos parece que la confianza es ponerle voluntad y ya está. No, la confianza es una construcción relacional dinámica que necesita esfuerzo, voluntad y aporte de tiempo. Y todos vamos muy justitos de tiempo, de esfuerzo y de voluntad. Los maestros, porque nos parece que nuestra tarea fundamental es atender a los chicos, y es así, pero no podemos olvidar que son parte de sus familias y que integrar a sus familias de modo activo en la educación y en el quehacer del colegio es buenísimo; y las familias, porque van muy pilladas de tiempo y les parece que lo que hacen es todo lo que pueden hacer.

Entonces hay que hacer este plus de voluntad, de esfuerzo y de tiempo para relacionarse con estos otros adultos, que son los padres o los educadores, y ahí nos cuesta. Creo que no le hemos dado la importancia que se le tiene que dar. Antes, en los tiempos de nuestros abuelos, había una confianza ciega: “el maestro sabe lo que tiene que hacer“, “el colegio nunca se equivoca”… Y ahora esto no es así; en casa se hacen cosas mal hechas y en los coles también. Y esto nos tiene que poner a trabajar en activo, no a desconfiar.

La confianza con los maestros se va creando a lo largo de la escolaridad de los niños. Los que más confían en el cole son los padres de los niños que se van, los de sexto de Primaria, los que acaban Bachillerato. Sería bueno que estos padres estuvieran en a puerta cuando llegaran los padres de los niños de 3 años para explicarles cosas del centro: anécdotas, cómo resolvieron alguna situación. Ellos son los que mejor conocen el colegio.

  • Desde tu experiencia, ¿podrías ponernos algún ejemplo que hayas visto de cosas que se hacen bien?

Claro. Mira, se hace bien cuando en un centro se prepara bien a los tutores para mantener entrevistas y reuniones eficaces, porque al maestro en la facultad y al profesor en el máster no se le prepara para mantener relaciones superbuenas con los otros adultos colaboradores.

Otro ejemplo. Cuando un cole permite que en las reuniones y en las entrevistas aparezca con sinceridad y honestidad lo que pasa, es decir, cuando se encaran los problemas y las crisis de cara.

Cuando los colegios y las AMPAS enfocan de cara, por ejemplo, el tema de los grupos de WhatsApp de padres. Hay muchos que no funcionan y padres que están hartos, entonces hay padres y AMPAS que han tomado cartas en el asunto y están generando grupos de WhatsApp muy útiles, muy generadores de confianza.

  • ¿Qué beneficios tiene que entre las madres, padres y profesores haya una relación de confianza?

La confianza entre las familias y los profesores tiene 3 macroventajas:

  1. En la mayoría de proyectos educativos de los centros, la confianza, la honestidad, la sinceridad existen como valores a educar. Entonces si este valor a educar en los chicos no existe en la relación entre los adultos que propiciamos esta educación, estamos siendo muy incoherentes. Entonces, poner la confianza en el centro de la relación de padres y maestros es darle carta de existencia al proyecto educativo.
  2. Cuando hay acciones de confianza entre los padres y los maestros (se trabaja conjuntamente), sube el rendimiento y el éxito escolar. Los papás que participan en el AMPA, que están en el consejo escolar, que participan están dando un mensaje a su hijo de “tu cole nos importa mucho” y esto, indirectamente, influye en el rendimiento escolar. Cuando los papás critican a los profesores y al centro, el rendimiento escolar del hijo pende de un hilo. Cómo vas a enviar al colegio a tu hijo cuando lo has estado criticando y tu hijo ve que no confías. Es como dejarle con una canguro y decirle: “Ándate con cuidado porque ella te va a cuidar pero a saber…”
  3. En los contextos relacionales en los que domina la confianza se vive mucho mejor, así que aunque sea por vivir mejor, por tener un conflicto menos al año, vale la pena.
  • Junto con la Fundación SM, hemos creado el Pacto por la educación en equipo, una iniciativa con la que pedimos a los padres y profesores que se comprometan a cumplir 10 puntos para lograr la colaboración entre ellos. ¿Qué te parece?

Englobar todo lo que se haga a nivel social y se perciba que es necesaria la confianza entre cada familia y su centro educativo para que la educación avance, me parece ideal.

Luego hay que trabajar el pacto micro. La gente dice que cada vez somos más desconfiados, pero yo no lo creo. Creo que estamos haciendo unos megasesfuerzos de confianza brutales cada día. Pero si existe esta idea en la sociedad de que cada vez somos más desconfiados, me parece que campañas como esta están fenomenal para que lleguen a todos y que los mensajes  calen.

 

Anna Ramis estará en nuestro evento el próximo 30 de marzo. Si aún no tienes tu entrada, consíguela aquí por 10 euros. 

Sobre el autor

Ana Nieto
Ana Nieto
De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *