Mi hijo sabe lo que tiene que votar

He pillado a mi hijo mintiendo
«Adolescentes: tu hijo no es tu enemigo», por Ángel Peralbo

Mi hijo sabe lo que tiene que votar

Hay progenitores de los que uno se siente avergonzado. Su falta de respeto por sus hijos, por las normas que nos hemos dado en la sociedad, resultan sonrojantes.

Ver a nuestros hijos ejercer su derecho al voto puede ser un motivo para sentirse contentos y satisfechos. Están ejerciendo un derecho que lleva implícita una bonita responsabilidad por la importancia y gravedad que tienen las consecuencias de ese acto.

Pero no todas las madres y padres se comportan como es deseable y esperado. En las últimas elecciones generales celebradas el pasado 28 de abril de 2019 me encontré con un compañero del colegio que iba acompañado de su hijo que acaba de cumplir dieciocho años y, por lo tanto, era la primera vez que votaba. Yo iba acompañado de mi hija, de 20 años, que también estrenaba su derecho a votar. Me paré para saludar al compañero que hacía tiempo que no veía.

Mientras me presentaba a su hijo y me informaba de la “buena nueva”, aproveché para felicitarle por acudir al colegio electoral. Su hijo sonrió tímidamente, apocado, sin decir una palabra mientras su padre las decía todas: “Mi hijo sabe perfectamente lo que tiene que votar, ¿verdad hijo?”.

Hubiera deseado pedirle alguna explicación a mi ex compañero sabiendo perfectamente a qué se refería: su hijo había sido debidamente adoctrinado para no frustrar los deseos del padre y votar en el único sentido que uno debía votar que es el que, obviamente, coincidía con la ideología del padre. Me despedí sin decirle nada pensando en lo desgraciado que uno puede llegar a ser si tu padre no te deja ni siquiera tomar la decisión sobre el partido al que quieres votar en unas elecciones.

Narré este suceso a otros amigos, se lo conté a profesores de colegios. Llegué a la conclusión que el suceso que acabo de compartir contigo no es un hecho porcentualmente frecuente, pero se repite en más hogares. Según fui informado, incluso hay familias que “compran” el voto de sus hijos, ofreciéndoles una cantidad de dinero a cambio de ser consecuentes con la ideología familiar saliendo con la papeleta cerrada desde casa. Leí varios comentarios en foros del estilo de “en mi casa se vota al XX, punto. El que quiera votar a otro partido que coja las maletas”.

Si eres una madre o padre que determina u obliga a tu hijo a pensar como tú piensas, quizás sea el momento de que tu pensamiento cambie por tu bien y sobre todo por el de tus hijos. Es posible que si no dejas a tus hijos informarse, discernir con un criterio propio, elegir en función de su propios intereses, seas una madre o padre arrogante, sobreprotector, limitante e ignorante. Y yo sé que tú no quieres ser uno de esos.

La mayoría de las personas que tenemos hijos queremos ser unos buenos padres, pero algunas veces hacemos cosas ridículas, difícilmente explicables y compatibles con el sentido común. Esta, la de determinar el sentido de su voto, no invitarles a pensar, sería una de ellas. Siéntete contento de que tu hijo discrepe contigo o de todo lo contrario, siempre que lo haga con información, con buenos datos y ejerciendo el voto con responsabilidad. Si quieres imponerle tus argumentos es probable que sean porque. como decía Darwin, disfrutes de tanta ignorancia como confianza en ti mismo.

“La ignorancia genera frecuentemente más confianza que el conocimiento”

       Charles Darwin

Spread the love

Sobre el autor

Leo Farache
Leo Farache
Nacido en Madrid, de la añada del 63. Su vida profesional ha estado ligada al mundo de la comunicación, gestión, marketing. Ha dirigido algunas empresas y escrito tres libros (“Los diez pecados capitales del jefe”, “Gestionando adolescentes”, “El arte de comunicar”). Ha ejercido de profesor - “una profesión que nos tenemos que tomar todos más en serio” – en la Universidad Carlos III, UAM y ESAN (Lima) en otras instituciones educativas. Es padre de tres hijos y ha encontrado en la educación su elemento. Fundó en 2014 la empresa Educar es todo desde donde opera la iniciativa Gestionando hijos que tiene como objetivo ofrecer ideas e inspiración educativa a madres y padres que quieren saber más para educar mejor.