¡No me da la vida! ¡Necesito aprender a organizarme!

La falta de educación sexual, por Nayara Malnero
“En la preadolescencia, los encuentros con la pornografía son frecuentes”, Nayara Malnero
Educar con inteligencia emocional
“Para educar a los hijos, que es lo más importante del mundo, nadie nos da clases”, Mónica Mendoza

¡No me da la vida! ¡Necesito aprender a organizarme!

Cómo aprender a gestionar nuestro tiempo

Vamos corriendo a todas partes. Desde que nos levantamos, preparamos el desayuno, despertamos a los niños… vestirse, dientes, cole… “¡Corre, que llegamos tarde!” Luego trabajo, salir corriendo para ir a recogerles y no llegar tarde, merienda, actividades extraescolares… De ahí a casa, deberes, ducha, cena y “a la cama, ¡que es muy tarde!”. ¿Te suena, no? ¡Qué estrés! Y, a pesar de haber hecho todo esto, ¿cuántas veces tienes la sensación de que no te da tiempo a todo? ¿De que a todo llegas tarde y mal? Bienvenida, ¡no eres tú sola! Necesitamos aprender a gestionar nuestro tiempo, a este ritmo, ¡nos va a dar algo!

Cómo gestionar nuestro tiempo

Es una tarea muy difícil, seguro que lo has intentado un montón de veces, pero como en todo en esta vida, cuando fallamos en algo, cuando suspendemos una asignatura, hay que ponerle ganas y un esfuerzo extra para aprender. Pues pongamos que estamos suspensas y suspensos en la asignatura “Gestión del tiempo con nuestros hijos”, y tenemos que aprobarla, ¿no? Estos consejos de la profe Silvia Álava (psicóloga y experta en Logopedia), ¡seguro que nos ayudan un montón!

  1. En media hora tú te levantas, desayunas y estás lista o listo para ir a trabajar. ¿Crees que tu hijo de 5 años también? ¿Crees que con media hora le vale? Si todos los días (o muy a menudo) pasa que vais con prisas por la mañana porque tarda mucho en tomarse la leche o en vestirse, a lo mejor deberías considerar despertarle media hora antes para que vaya tranquilo, a su ritmo. “Ellos no son capaces de hacerlo en nuestro tiempo y les frustramos con tanta prisa”, señala Álava.
  2. Hay que reservar un tiempo para hacer cosas con ellos

    Hay que reservar un tiempo para hacer cosas con ellos.

    La solución no está en vestirles tú o lavarles los dientes. Ya sabes que si tienen la edad para hacerlo, debemos dejar que lo hagan ellos solitos para reforzar su autonomía desde bien pequeños y no hacerles dependientes. Primero les ayudamos; después, les supervisamos. Así, además, también nos vamos liberando las madres y padres de tareas. ¿Por qué vestirles cuando lo pueden hacer solos?

  3. Ten en cuenta reservar tiempo ¡para los imprevistos! Si vamos con el tiempo supermedido, es muy posible que cualquier contratiempo como un “no encuentro mi estuche” justo antes de salir de casa o que el niño se manche la camiseta con el desayuno y se tenga que cambiar nos desborde.
  4. Planificar la agenda y marcar horarios es importante para gestionar nuestro tiempo

    Planificar la agenda y respetar los horarios marcados es importante.

    Planifica la agenda y respeta los tiempos pactados. ¿A qué se refiere Silvia con esto?  “Cuando hemos dicho que vamos a dedicar un tiempo para hacer algo en concreto con el niño, ese tiempo tiene que ser sagrado, no lo podemos cambiar, no podemos meter de repente otra actividad entre medias”, aclara. Y eso muchas veces lo hacemos. Que el niño vea que mantenemos y cumplimos nuestra palabra.

  5. Los niños funcionan muy bien cuando tienen una rutina bien marcada porque les da seguridad. Lo que tenemos que hacer nosotros es establecer unos horarios y cumplirlos.
  6. No les sobrecarguemos de actividades extraescolares. Les llenamos demasiado la agenda y les llevamos todo el día de aquí para allá corriendo. Eso nos agota a nosotros y a ellos también. Es posible que les encante todo lo que hacen, pero no es bueno que tengan tantas tareas. Eliminando algunos de estos compromisos, tendremos más tiempo para estar en casa, jugar con ellos, y que también tengan tiempo libre para ellos, sin ninguna tarea, para que aprendan a gestionar su tiempo libre o simplemente para aburrirse un rato que, como dice Silvia Álava, “aburrirse es muy bueno y muy sano”. Y nosotros tendremos tiempo para organizar nuestras cosas y respirar un poco.
  7. Por último, “distinguir lo realmente importante de lo que no lo es”. Muchas veces queremos hacer de todo, pero no tenemos tiempo. No nos agobiemos, no nos empeñemos en hacer todo lo que habíamos pensado, porque entonces vuelven las prisas y el estrés. Hay que ser prácticos y distinguir, como dice Álava, “lo realmente importante de lo que no lo es”. ¿Es vital que vayamos corriendo un miércoles a las ocho de la tarde a comprarle un pantalón al niño? Para jueves y viernes tiene, ok, pues lo podemos dejar para el fin de semana e ir tranquilamente.

Con estos consejos creo que aprobaríamos la asignatura, pero para sacar nota (y si te has quedado con ganas de más), no te pierdas el curso de Silvia Álava en nuestra plataforma. Date de alta por 6,95 €/mes y aprende mucho de este curso y de los otros 16 cursos más.

Foto principal: Kevin Grieve en Unsplash.

Sobre el autor

Ana Nieto
Ana Nieto
De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *