¿En qué se parece ser buen padre o madre a ser buen líder en una empresa?

Retos educativos: Educar para la felicidad, el gozo y el amor a la vida
Entrevista a Natalia Gómez del Pozuelo: “De la familia y el trabajo podemos sacar aprendizajes cruzados”

¿En qué se parece ser buen padre o madre a ser buen líder en una empresa?

En Gestionando Hijos sabemos que el mundo de la educación y de la empresa tienen varios puntos de conexión. Hoy os hablamos de las habilidades y actitudes que tienen en común un buen padre y un buen profesional. Esto demuestra que si las empresas satisfacen el deseo que sus profesionales tienen de saber más y ser mejores padres y madres, con toda seguridad conseguirán reforzar actitudes, comportamientos, valores y habilidades que les harán mejores profesionales.

“Las similitudes entre liderar y gestionar equipos y ejercer de padre son muy interesantes”, resaltan Brent Gleeson y Dyan Crace en un artículo en Forbes. En ambos casos, señalan, los padres y los jefes necesitan “guiar, enseñar, animar, poner en marcha una disciplina, felicitar y proveer del ambiente necesario para que el equipo o los miembros de la familia tengan éxito”.

Según los autores, estas son las similitudes más importantes entre un buen jefe y gestor en las empresas y un buen padre o madre.

La disciplina. En el trabajo o en casa es necesario establecer unas normas y hacer un seguimiento de su cumplimiento. Muchos niños tratan de saltarse los límites creados para experimentar hasta dónde pueden llegar. Del mismo modo, dicen los autores, “algunos empleados demuestran este tipo de comprotamientos”. Por eso es muy importante establecer procedimientos para hacer cumplir las normas. “Permitir a un niño o a un empleado que se suba a tu chepa no creará un entorno de respeto mutuo y hará que cada persona sea menos productiva. Este tipo de gestión es injusta con las personas que siguen las normas de manera constante”.

Responsabilidad. La puntualidad, el ser responsable de nuestros actos y cumplir con la palabra dada son cualidades que los padres y madres quieren inculcar en sus hijos. Se trata de liderar con el ejemplo. Los jefes contratan a personas confiando en que sean responsables, pero esta actitud debe haber sido inculcada en casa. La responsabilidad se aprende con el ejemplo y con la puesta en marcha de consecuencias si la palabra dada no se cumple, para asegurarse de que entienden las normas y la importancia de cumplirlas. Como jefe, también es importante dejar claras las expectativas y las consecuencias que tendrá no cumplir las normas.

Listen to your kids Bindaas Madhavi/Flickr

Listen to your kids Bindaas Madhavi/Flickr

 

Felicitar. Los empleados y los niños necesitan feedback positivo. Un refuerzo positivo dar a un niño la confianza para seguir intentándolo y creer en sus habilidades. La confianza en uno mismo no llega sin más, viene de un apoyo repetido y una forma de guiar positiva. Si hacemos que un niño se sienta bien consigo mismo esto tendrá una repercusión muy beneficiosa en su adultez. Los gestores, los jefes,      tienen un papel muy importante en hacer sentir a sus empleados y empleadas empoderados y seguros por el tipo de comentarios o refuerzo de que proveen. Si los jefes o jefas apoyan a sus empleados y empleadas, los miembros de ese equipo se sienten bien respecto a sus habilidades y lo que aportan a la compañía (y aportarán más y más felices, seguro).

Autocontrol. En muchas ocasiones, en el trabajo o en la familia, hay conflictos. Por eso, el autocontrol es una habilidad importante para el buen jefe y el buen padre o madre. Si puedes sentarte con un niño y hablar con él de una manera calmada de cómo resolver su problema, irás mucho más lejos que si les gritas. La mayoría de la gente no responde bien cuando son atacados verbalmente. Si los jefes se comportan de manera agresiva para resolver un conflicto entre dos empleados, esto no funcionará. Sentarse con los dos, escuchar a los dos, explicar tu punto de vista y después pensar una solución será mucho más productivo. El poder de no dejar que tus emociones tomen el control sobre ti y practicar el autocontrol permitirá un mejor resultado.

Aparte de estas competencias, hay otras que también son comunes a buenos profesionales y buenos padres y madres: la comunicación asertiva (expresar de manera respetuosa y clara nuestras necesidades y sentimientos), la capacidad de escucha (escuchar sin juzgar y con atención), la visión estratégica (no perder de vista los objetivos), el potenciar el talento (identificando los talentos y capacidades del niño o empleado y buscando oportunidades para su desarrollo)…

Spread the love

Sobre el autor

Gestionando hijos
Gestionando hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)