El emocionante viaje de vivir del cuento o cómo educar en las emociones a través de los cuentos

Entrevista a Íñigo Pírfano: «Un director de orquesta tiene que enamorar a sus músicos con su visión de las cosas y un educador tiene que enamorar a sus hijos o alumnos también con esa visión de la vida”
Palabras que inspiran: “Tus hijos no son tus hijos”

El emocionante viaje de vivir del cuento o cómo educar en las emociones a través de los cuentos

“Era el año 1794 cuando un niño de nueve años se sometió a una intervención quirúrgica para que le extirparan un tumor. Todavía no se habían descubierto los antibióticos ni tampoco había anestesias químicas para controlar el dolor. Todo lo que se podía ofrecer al niño era un cuento y para ayudar a distraer su atención, le explicaron una historia tan fascinante que cuando terminó la operación juró no haber sentido ningún tipo de molestia. ¿Es posible que un relato pueda ser tan poderoso? Para ese niño lo fue. Dieciocho años más tarde le entregó al editor uno de sus propios cuentos. Ese muchacho se llamaba Jacob Grimm y su historia se titulaba Blancanieves”. Con este sugerente caso real que muestra el enorme poder de los cuentos, comienza Begoña Ibarrola, psicóloga infantil y autora de libros como Cuentos para educar a niños felices y Cuentos para sentir, su estudio “Educación emocional a través del cuento”.

Para Ibarrola, no cabe duda de la gran oportunidad que contar cuentos supone para potenciar la educación emocional de nuestros hijos: “La lectura de cuentos genera un espacio de encuentro entre corazones donde se refuerzan los vínculos afectivos que todo niño tiene que desarrollar para un crecimiento armónico. En estos momentos de prisas y falta de tiempo se está perdiendo la magia de contar cuentos, cuyo significado a veces no comprendíamos porque lo esencial era el contacto, la voz y la mirada, aliados en ese momento amoroso de dicha y paz inmensa donde la madre o el padre o la abuela leían mientras nos tenían abrazados, o estábamos inmóviles, expectantes… Este encuentro emocional es insustituible”.

Los cuentos, asegura Ibarrola, “les permiten realizar un ‘entrenamiento emocional’. En este tipo de relatos aparecen emociones de todo tipo (alegría, miedo, enfado, sorpresa, envidia) y los niños se ven arrastrados por esas experiencias emocionales, pero desde una distancia que les permite sentir pero sin riesgos. Por empatía, sienten con los personajes e incorporan vivencias a través de la imaginación que les van a servir de soporte para ir interpretando el mundo que los rodea y su propio mundo interior”.

Para esta experta, los cuentos nos ayudan a fomentar todas las facetas de la inteligencia emocional, como la conciencia de nuestras propias emociones (“los cuentos infantiles satisfacen y enriquecen la vida interna de los niños. Leer nos ayuda a imaginar, imaginar nos ayuda a comprender nuestra realidad. Supone entrar en el silencio y aprender a mirar hacia dentro”), la regulación de las emociones (“en muchos cuentos sentimos emociones muy fuertes, como por ejemplo el miedo, y podemos aprender a controlarlo desde una distancia de seguridad, por eso permiten el entrenamiento en autocontrol”), la autonomía emocional, que implica fomentar una buena autoestima, una motivación interna y el optimismo (“en casi todos los relatos, los protagonistas tienen que pasar dificultades y solo cuando son capaces de superarlas, encuentran lo que buscan o solucionan sus dificultades”),  la capacidad de reconocer las emociones de los demás (“es otra de las sagradas misiones de la lectura: ampliar la visión, experimentar a través del otro problemas y situaciones a veces complejas”).

leer cuento

Readers. Fuente: Barbara Krawcowicz / Flickr

Cuentos como los de Ibarrola, protagonizados por un oso gruñón que quiere dar miedo a los animales del bosque porque cree que solo así le respetarán, o la rana Mía, que no quiere dar más besos a sus padres porque quiere ser mayor, o un sauce al que le da vergüenza llorar…, nos ofrecen un billete a un viaje de lo más emocionante por el mundo de los sentimientos y con un destino la mar de interesante: el reconocimiento de nuestras emociones y las de los demás.

¿Te apuntas a emprender este viaje con tus hijos? Pues ya sabes, ¡no te dejes de cuentos! Pronto te contaremos cómo queremos acompañarte en este viaje.

 

Fundación SM con Gestionando hijos. (Los libros de Begoña Ibarrola son editados por SM. El equipo de Gestionando hijos agradece a SM su singular, emocionante labor educativa y su apoyo a través de Fundación SM como patrocinador del evento que desarrollamos el pasado 11 de diciembre. 

Imagen de la portada: A good story. Fuente: Photogramma1/ Flickr

Spread the love

Sobre el autor

Gestionando hijos
Gestionando hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)