Cómo educar en el pensamiento crítico, por José Carlos Ruiz

La música también educa: invirtiendo los roles de género
No quiero un hijo apagado o fuera de cobertura

Cómo educar en el pensamiento crítico, por José Carlos Ruiz

25/05/2019 ALICANTE.- Evento "gestionando Hijos", organizado en el ADDA por Informacion y Prensa Iberica / FOTO: ALEX DOMINGUEZ

Todas las madres y los padres queremos que nuestros hijos aprendan a pensar por sí mismos, a razonar, a ser críticos. Pero la cuestión es: ¿cómo conseguirlo? No tenemos un manual que nos indique los pasos para que nuestros hijos e hijas aprendan a desenvolverse de una manera autónoma, a cuestionar lo establecido, a razonar y sentir de forma crítica. No obstante, el Doctor en Filosofía Contemporánea y autor del libro “El arte de pensar”, José Carlos Ruiz, en el último evento de Gestionando Hijos en Alicante expuso algunas claves para educar en el pensamiento crítico a nuestros hijos e hijas, explicó cuáles eran sus principales elementos y nos dio consejos para aplicarlo tanto en el ámbito familiar, como en el escolar.

Elementos para fomentar el pensamiento crítico en nuestros hijos e hijas

1. Atención

El primer elemento del que habló José Carlos Ruiz fue la atención. Todos queremos que nos presten atención y, como en todo préstamo, presuponemos la devolución de esta atención con intereses, es decir, que se nos devuelva la atención prestada enriquecida. Pero ¿qué pasa cuando pedimos a nuestros hijos e hijas que nos presten su atención? José Carlos afirma que “la utilizamos para el reproche o para el mandato y cuando se la devolvemos, se la devolvemos empobrecida”. Por esta razón, cuando les solicitemos su atención otra vez, ellos van a ir prestándonosla cada vez más debilitada, “porque tú se la estás pidiendo para vaciársela”.

Sin embargo, José Carlos Ruiz asegura que “modificando la conciencia de los padres cuando le piden la atención a sus hijos, si se la devuelven enriquecida, la atención de los niños va en aumento, tanto en el foco como en la intensidad”.  ¿Cómo se hace esto? Devolviendo su atención, o bien con un cuestionamiento, o bien con un análisis hecho de manera conjunta.

2. Tiempo

El segundo elemento fundamental es el tiempo. Es importante tener en cuenta que cuando hablamos de educar a nuestros hijos e hijas en el pensamiento crítico, estamos hablando de una inversión cuyos resultados se apreciarán a largo plazo. En este sentido, José Carlos Ruiz explicó que para sedimentar el pensamiento crítico a largo plazo es necesario trabajar el protopensamiento, es decir, “aquello que tienen los niños antes de empezar a pensar muy bien y que se basa en tres pasos: el asombro, la curiosidad y el cuestionamiento”.

Según Ruiz, estos tres pasos se han perdido. El asombro cada vez es más complicado debido a que nuestros hijos están expuestos a una sobreestimulación que hace que cada vez les sorprendan menos cosas. Por eso Ruiz aconseja “recuperar el asombro en la cotidianidad, que intenten asombrarse de su día a día”. Pero no solo eso, sino también reconducir ese asombro hacia la curiosidad, para poder alcanzar su objetivo por ellos mismos.

El último paso consiste en el cuestionamiento y, tras haber puesto en práctica talleres para enseñar a los niños y niñas a cuestionarse su entorno, profundizar en los temas y hacer buenas preguntas que obliguen a pensar, José Carlos Ruiz afirma que “la evolución de las preguntas que hacen los niños es titánica”.

3. Libertad y opcionalidad

Solemos asociar la libertad con la variedad de opciones: a más opciones entre las que elegir, más libres nos sentimos. Es por esto por lo que muchas veces, como padres, lo que hacemos es ofrecer a nuestros hijos un gran abanico de opciones. Ruiz indicó en su ponencia que, cuando se trata de educar el pensamiento crítico, “hay que cerrar la opcionalidad a nuestros hijos”.  Cuando les decimos a nuestros hijos lo que tienen que hacer, se lo estamos dando todo hecho, no les estamos dando libertad y tampoco opcionalidad. Por eso es tan importante proporcionarles la base, pero también cierta libertad para que puedan elegir ellos los elementos que quieran añadir en el proceso de creación de su identidad.

4. La imagen

Es importante tener en cuenta un aspecto relativamente nuevo que es la introducción de las circunstancias virtuales, pues nuestros hijos e hijas tienen la capacidad de crear, seleccionar y construir sus circunstancias personales. “Es muy atractivo para ellos el poder que le da su avatar”, pero hay que tener mucho cuidado porque pueden enamorarse de su imagen virtual, frente a su imagen real, lo que repercute directamente en su autoestima.

 

Estos son algunos puntos clave de la ponencia de José Carlos Ruiz en Alicante, pero si te has quedado con ganas de saber más sobre cómo educar a tus hijos e hijas en el pensamiento crítico, no te pierdas su intervención completa donde verás estos consejos más desarrollados y con clarísimos ejemplos.

Spread the love

Sobre el autor

Marina Borràs
Marina Borràs
Cuando era pequeña me sentaba a diez centímetros de la televisión para ver las noticias todas las mañanas antes de ir al cole. Cuando crecí un poco, se dieron cuenta de que la razón por la que me acercaba tanto al televisor era porque necesitaba gafas, aunque yo prefiero pensar que por aquel entonces ya había encontrado mi pasión: de mayor quería ser periodista. Y así fue. Estudié periodismo y comunicación política principalmente porque me apasiona escribir, siento la necesidad de hacer llegar a la gente temas que considero importantes y no consigo estar callada ni cuando duermo. Y además, creo firmemente que el periodismo es educación y la educación es política, por eso entiendo estos tres ámbitos como piezas clave que deben ir entrelazadas para conseguir, entre todos, la mejora de nuestra sociedad.