«Educar con el deporte», por Pedro García Aguado

Rafa Guerrero: “Conocer cómo funciona el cerebro de nuestros hijos nos hace ser mejores padres”
Pablo Romero: «Los jóvenes se empapan de contenidos online sin ser conscientes de que les están lavando el cerebro»

«Educar con el deporte», por Pedro García Aguado

Pedro García Aguado fue el presentador del polémico programa de jóvenes conflictivos “Hermano Mayor”. Pero también es exjugador profesional de waterpolo, faceta de su vida sobre la que nos habló en nuestro evento en Oviedo, pues el deporte puede sernos de mucha ayuda a la hora de educar a nuestros hijos e hijas.

Pedro se centró en su experiencia personal para darnos consejos sobre cómo el deporte puede ser una herramienta muy útil en la educación de nuestros hijos e hijas, en una ponencia realmente interesante y entretenida.

¿Qué enseña el deporte?

Una de las primeras preguntas que lanzó Pedro García Aguado a los asistentes al evento fue esta: “¿Qué enseña el deporte o cualquier actividad física?”. Para empezar, “el deporte te enseña a que las cosas no salgan como tú quieres”. Como contó Pedro, cuando practicaba el waterpolo, su equipo quedó muchas veces subcampeón (del mundo, de Europa, en los Juegos Olímpicos…), cuando las esperanzas que tenían eran de ganar el primer puesto.

“Esta es una de las cosas que yo intentaba ayudar a entender a aquellos chicos y chicas de Hermano Mayor: por mucho que os quieran vuestros padres, por mucho que te quiera tu madre, las cosas no van a llegar ni de la forma ni en el momento que tú quieres”, nos contó Pedro.

Y cuando las cosas no llegan, se va generando “frustración, rabia, sensación de fracaso”.

El éxito y el fracaso son dos grandes impostores

Solemos relacionar el éxito con todo lo positivo: la alegría, satisfacción, recompensa… Y todo lo contrario ocurre con el fracaso, con él llega la tristeza, la frustración, la desilusión… Pero, como apunta el vídeo que puso Pedro en su ponencia, tanto el éxito como el fracaso son dos grandes impostores, y aquí van las razones que expone:

  • Muchas veces para llegar al éxito hay que pagar un precio muy alto, que nos pueden llevar a la incoherencia.
  • El fracaso, sin embargo, puede esconder una lección fructífera si se le sabe dar la vuelta al argumento.
  • El fracaso enseña lo que el éxito oculta: la capacidad para crecerse en los obstáculos y no darse por vencido.
  • El fracaso es necesario para la maduración de la personalidad, es pasajero y superable, y debe ser un punto de partida, renovación y aprendizaje.
  • Las personas que asumen una derrota y son capaces de empezar de nuevo son las personas que tienen capacidad de reacción, que saben aprender, son personas perseverantes, con voluntad, optimistas y luchadoras.

“Hay derrotas triunfales a las que envidian algunas victorias”

Pedro quiso recordar esta frase para hacer hincapié en que el deporte podemos vivirlo así: “No siempre vas a ganar, pero la derrota no tiene que ser el final”. Además, el deporte enseña responsabilidad, nos enseña a cuestionarnos qué es lo que podríamos haber hecho de otra forma distinta, preguntarnos cuál es nuestro talento.

Respecto a esto último, Pedro lanzó otra pregunta al público: “¿Sabéis cuáles son vuestros talentos? ¿Y los de vuestros hijos?”. Según nos contó, él tiene dos hijas, “una cuadrada y otra redonda. La redonda gira, no da ningún problema; la cuadrada no gira, pero ¿cuál es su talento?: la perseverancia”.

El deporte nos puede enseñar a nuestros hijos e hijas cuál es su talento, qué es aquello que se les da bien. Pero ser bueno en algo no lo es todo, también es muy importante el esfuerzo.

“No siempre vas a ganar, pero la derrota no tiene que ser el final”

El esfuerzo y la importancia de saber esperar

Vivimos en un momento en el que la rapidez y la inmediatez se han convertido en orden del día. Sin embargo, nosotros, padres y madres, crecimos en otro momento histórico en el que aprendimos algo muy valioso, como nos indicó Pedro: saber esperar. Y las cámaras de fotos de carrete son un buen ejemplo de ello.

Y ello también nos llevó a aprender lo que era la frustración. Pero todo eso ha cambiado, todo el tiempo que había que esperar para llenar el carrete de fotos, ir a la tienda, revelarlo y tener unos cuantos recuerdos de las vacaciones ahora es un proceso inimaginable, que se ha resumido en hacer innumerables fotos, retocarlas con innumerables filtros y compartirla, de forma instantánea, así como, de la misma forma, recibir likes. En este proceso, no hay cabida para la frustración. Esto es algo que el deporte también enseña.

Estas son algunas de las claves que nos dio Pedro García Aguado en su ponencia, pero aquí os la dejamos para que la podáis ver entera y tomar nota de todos sus consejos. ¡Que la disfrutéis!

Spread the love

Sobre el autor

Marina Borràs
Marina Borràs
Cuando era pequeña me sentaba a diez centímetros de la televisión para ver las noticias todas las mañanas antes de ir al cole. Cuando crecí un poco, se dieron cuenta de que la razón por la que me acercaba tanto al televisor era porque necesitaba gafas, aunque yo prefiero pensar que por aquel entonces ya había encontrado mi pasión: de mayor quería ser periodista. Y así fue. Estudié periodismo y comunicación política principalmente porque me apasiona escribir, siento la necesidad de hacer llegar a la gente temas que considero importantes y no consigo estar callada ni cuando duermo. Además, creo firmemente que el periodismo es educación y la educación es política, por eso entiendo estos tres ámbitos como piezas clave que deben ir entrelazadas para conseguir, entre todos, la mejora de nuestra sociedad.