Llegan momentos difíciles: educar en la compasión es más necesario que nunca

Alumnos COVID-19, cuando ser autodidacta no es una opción
A todos los abuelos

Llegan momentos difíciles: educar en la compasión es más necesario que nunca

Los comedores sociales han aumentado el número de personas que acuden a ellos. He tenido la oportunidad de colaborar junto con mi pareja en uno de ellos, en el madrileño barrio de Vallecas. Donde antes había comedores en los que se atendían a las personas que necesitaban comida, ahora hay colas en la calle y no se puede atender a las personas dentro.

No he tenido que ponerme como demandante de comida nunca en mi vida. Las personas que tienen que hacerlo son, en su gran mayoría, personas encantadoras, humildes en su forma de ser -aparte de humildes económicamente-, son educados, agradecidos.

Las personas que están en la calle son a veces castigadas con nuestro desprecio. En la cafetería Mallorca de la calle Serrano todos los fines de semana hay una señora muy mayor, vestida de negro que pide dinero para comer. En la Plaza de la Cibeles hay un señor encantador sentado en una silla incómoda donde espera que alguien comparta con él algo de los que nos sobra. A esas personas que están en la calle, muchos de ellos muy mayores, podemos regalarles aunque sea una sonrisa, un «¡hola, ¿cómo está?!», una contestación a su débil voz que nos pide ayuda.

Ponerse a pedir en la calle debe ser duro. Ya sé que hay profesionales del pedir – he caído en sus redes en algunas ocasiones – pero creo que unos pocos culpables no deben convertirnos en seres insensibles e impasibles.

Nuestros hijos no son ajenos a esa realidad, la ven en la calle. Los pobres no son malos, solo tienen una característica: no tienen dinero. Todas las personas somos vulnerables – supongo que casi nadie tiene dudas sobre eso- y unos cuantos están en estado de vulnerabilidad. A ellas y ellos debemos acudir, al menos, con nuestro cariño que tanto bien les va a hacer. He visto con emoción cómo un joven va yendo de mendigo en mendigo preguntándoles cómo están, hablando con ellos, reconfortándoles con unas palabras.

Desde estas líneas propongo – humildemente- que eduquemos a nuestros hijos en la compasión y que seamos un ejemplo de ello, desde la cotidianeidad de hablar con alguien vulnerable o donar a proyectos solidarios. Los españoles estamos muy insatisfechos con la desigualdad, es el segundo tema con el que más insatisfechos estamos después de la política según el Instituto de Conocimiento Mar de Fondo. Para tres de cada diez españoles la desigualdad es un tema muy importante.

La realidad se parece, en cambio, más a cómo se desarrolla la canción de Phil Collins, «Another Day in Paradise» que narra la escena de personas pasando por delante de mendigos a los que ni siquiera miran, de los que sienten vergüenza. Ojalá que sepamos educar a nuestros hijos para que cuando alguien les pida ayuda al menos puedan regalarles una mirada amable, una contestación y, por qué no, una solución.

Aquí tienes el vídeo de esta maravillosa canción subtitulada en inglés y español. Es una de mis preferidas 😉

Quizás te preguntes cómo educar la compasión en tus hijos. Puedes descubrirlo con el Padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz y con la psicóloga y especialista en inteligencia emocional Begoña Ibarrola en nuestra plataforma Gestionando hijos donde encontrarás cursos, vídeos exclusivos con los que te acompañaremos a resolver tus inquietudes educativas.

Spread the love

Sobre el autor

Leo Farache
Leo Farache
Nacido en Madrid, de la añada del 63. Su vida profesional ha estado ligada al mundo de la comunicación, gestión, marketing. Ha dirigido algunas empresas y escrito tres libros (“Los diez pecados capitales del jefe”, “Gestionando adolescentes”, “El arte de comunicar”). Ha ejercido de profesor - “una profesión que nos tenemos que tomar todos más en serio” – en la Universidad Carlos III, UAM y ESAN (Lima) en otras instituciones educativas. Es padre de tres hijos y ha encontrado en la educación su elemento. Fundó en 2014 la empresa Educar es todo desde donde opera la iniciativa Gestionando hijos que tiene como objetivo ofrecer ideas e inspiración educativa a madres y padres que quieren saber más para educar mejor.