Diferencia entre castigo y consecuencia

3 reflexiones sobre la sobreprotección
Una madre del cole me ha dicho que mi hijo fuma porros

Diferencia entre castigo y consecuencia

Seguro que en más de una ocasión has oído hablar de la importancia de desterrar los castigos en la educación de tus hijos y sustituirlos por consecuencias. Bien, en primer lugar vamos a hacer una diferenciación entre consecuencias naturales, consecuencias lógicas y castigos.

Las consecuencias naturales

Se circunscriben dentro de lo que sería una causa-efecto natural. Por ejemplo, si llueve y no llevo paraguas, me voy a mojar; si no como y se acaba el tiempo de comida, voy a tener hambre; o si cruzo sin mirar y viene un coche, tengo una alta probabilidad de que me atropelle.

Deberían ser las consecuencias naturales las que primasen en la convivencia familiar, pues son las que permiten al niño/a interiorizar el aprendizaje desde la experiencia, pero hay veces que los propios adultos no estamos dispuestos a afrontar las consecuencias naturales de los actos de nuestros pequeños.

Por ejemplo, si a mi hijo/a se le derrama la leche sobre la mesa o el suelo, ¿cuál sería la consecuencia natural? Que lo limpiase, sin más. Sin embargo, muchos padres no están dispuestos a que su pequeño de 3 años lo limpie, porque puede suponer extender más de lo que limpia.

En otras ocasiones, no podemos permitir que actúen las consecuencias naturales; normalmente esto ocurre cuando una determinada conducta pone en peligro la seguridad del niño/a, de terceros (mi hijo/a pega) o del entorno. Entonces una posibilidad sería la aplicación de las consecuencias lógicas.

Consecuencias lógicas

Aquellas que requieren de la intervención directa del adulto pero, a diferencia de los castigos (que normalmente son arbitrarios y pretenden demostrar una autoridad malenetendida), tienen que cumplir las siguientes premisas:

– Ha de estar relacionada con la conducta que queremos corregir.

– Tenemos que haberla anticipado o, mejor todavía, pactado con el propio niño/a.

– Ha de ser respetuosa con nuestro hijo/a.

– Ha de ser proporcionada a la conducta que se quiere corregir.

Por ejemplo, mi hijo de 15 años no quiere recoger su habitación y ordenarla. En esta situación se le avisa de que nosotros (los padres) no vamos a recogerla por él, ni vamos a cambiar las sábanas, ni lavar la ropa y la consecuencia lógica es que tendrá que convivir con el desorden hasta que decida ordenar o pedir nuestra ayuda para hacerlo.

Al principio, hasta que el niño haya interiorizado esta norma, nosotros lo acompañaremos y seremos su guía, en este caso, llevando con él su ropa sucia al cesto.

 

Castigos

 Como hemos adelantado antes, los castigos no tienen nada que ver con la conducta que se quiere corregir. Un ejemplo sería: mi hijo no quiere echar la ropa sucia al cesto y a causa de esto yo le prohibido salir con sus amigos el sábado.

Como vemos, el castigo es totalmente arbitrario, y por esto mismo en ocasiones puede ser desproporcionado y depender de cómo me sienta yo en ese momento o como de bien o mal haya ido mi día. Además, los castigos no son educativos, son meramente punitivos. Su objetivo es penalizar al niño, no hacerle ver que sus actos tienen consecuencias.

 

Ejemplos prácticos

A continuación os vamos a poner algunos ejemplos, con la ayuda del psicólogo Alberto Soler de cómo aplicar las consecuencias en la educación de nuestros hijos y desterrar, de esta forma, los castigos.

 

¿Cuál sería la consecuencia si no colabora dejando la ropa sucia en el cesto? Mi hija tiene 4 años… No le importaría para nada salir con la ropa sucia

La consecuencia es que la ropa estará fuera del cesto… 😉 Aquí, más que plantearnos el tema de las consecuencias, podemos plantearnos de un modo más amplio el tema de las normas familiares y ser selectivos en cuanto a las que aplicamos. Es verdad que con 4 años son perfectamente capaces de dejar la ropa sucia en el cesto, pero lo harán por hábito o por obedecernos, no porque les importe el orden o la gestión de la ropa. Si es un tema importante deberemos priorizarlo por delante de otros para evitar la saturación de normas y ayudarle a hacerlo: la prioridad es que aprenda, no que lo haga sola. No podemos reducirlo todo a las consecuencias. De hecho, muchas veces no son la mejor alternativa, aunque sí que sean preferibles a los castigos. También podemos centrarnos en las soluciones. Si tenemos este “problema” podemos pensar diferentes maneras de solucionarlo. Si es necesario la llevaremos de la manita hasta el cesto con la ropa, y aunque sólo eche ella una pieza, ya habremos cumplido con el objetivo. Poco a poco se hará más autónoma, pero es importante que estemos con ella y la acompañemos a hacerlo, si no, es difícil que lo haga. Probablemente nosotros no le dimos tanta importancia a este tema de la ropa hasta que no tuvimos que hacernos cargo de nuestra propia casa, no podemos esperar que una niña de 4 años muestre ese entusiasmo que tenemos los padres por la gestión de la ropa sucia. Para este ejemplo, y con esta edad, más que enfocarlo desde el punto de vista de las consecuencias, trataría de centrarlo más en la solución, y quizá lo más sencillo es hacerlo los dos juntos.

 

¿Y si cruzan una carretera con 5 años y también con 10 años cuando le hemos dicho que no lo haga? ¿Cuál sería la consecuencia?

La consecuencia natural será que le atropellarán, y como es algo que no podemos permitir, se lo impediremos de todos los modos posibles. Aquí hablamos de un límite muy básico, que es su seguridad, y no debe haber ninguna duda a la hora de aplicarlo. La consecuencia lógica será que nos constará más confiar y deberá ir más tiempo acompañado o “de la manita”.

 

¿Cuál podría ser la consecuencia de que un niño de 10 años conteste mal a sus padres o hermanos? 

La consecuencia será que sus padres se pondrán tristes y probablemente estén de peor humor y menos receptivos que si les trata de un modo adecuado; si lo hace con sus hermanos, éstos se enfadarán y, como tienen menos capacidad de controlar sus impulsos, quizá hasta se gana un insulto de vuelta o un tortazo. Y como padres tendremos que intervenir e impedirlo. Muchas veces las “consecuencias” no son más que la forma normal que tenemos las personas de actuar, tanto con los niños como con otros adultos. Normalmente, la consecuencia cuando tratas mal a alguien, es que ese alguien se moleste. Si tratamos mal a un compañero de trabajo, este se molestará y probablemente la relación esté más tensa durante algún tiempo. No es necesario que este compañero nos envíe a una esquina a reflexionar sobre lo que hemos hecho. Probablemente su reacción ya nos dará qué pensar.

¿Y si un niño de 10 años pega a su hermana?

La consecuencia natural es que su hermana reciba la agresión, que sufra y quizá que se enzarcen en una pelea. Y como no podemos permitir que los hermanos se agredan físicamente deberemos intervenir para evitarlo.

Como la consecuencia natural no es deseable (hacerle daño a su hermana), aplicaremos una consecuencia lógica: “como estando juntos os estáis haciendo daño, será mejor que durante un rato cada uno juegue en una habitación”

 

¿Y con un niño de casi 3 años que a veces pega a su hermano pequeño (18 meses) o a otros niños? He probado castigos y consecuencias y no me funciona nada!

Es casi imposible que un niño “de casi 3 años” no pegue “a veces” a su hermano pequeño. Los conflictos entre hermanos son normales, hay que gestionarlos con naturalidad y, por supuesto, dando un modelo adecuado (sin elevar la voz, sin utilizar la fuerza, sin castigar, etc.). Si se enzarzan en una pelea se abordaría como en la situación anterior: “como estando juntos os peleáis, y no puedo permitir que os hagáis daño, será mejor que juguéis separados”

 

Ayer mi hijo, 5 años, se enfadó y cerró de un portazo la puerta de su habitación. Como no quiero que haga eso, ¿cuál sería la consecuencia?

Debemos evitar el uso de “consecuencia” como un eufemismo de “castigo”; ¿por qué no quieres que haga eso? El enfado es una emoción natural, y no debemos impedirla. Dar un portazo quizá no es la expresión más depurada de enfado, pero recuerda que tiene 5 años. Respeta su derecho a expresar sus emociones, no creo que haya ninguna consecuencia a aplicar más que tratarle con más paciencia y afecto precisamente en estas situaciones en las que le desbordan las emociones. “Quiéreme cuando menos lo merezca, quizá es cuando más lo necesito”. Una posible consecuencia lógica sería que, cuando todos estéis más tranquilos (mayores y pequeños), habléis sobre lo que te molesta el que se comporte así, que no te gustan los portazos por el ruido, que hay que tratar bien las cosas de casa, etc. Puedes explicarle también cómo consideras que debería haberlo gestionado mejor; probablemente facilite las cosas empezar por pedir perdón si nosotros también hemos contribuido a generar un mal ambiente, por ejemplo, si hemos levantado el tono de voz o si hemos sido injustos en el trato con él. Los hijos aprenden más del ejemplo que de los discursos que podamos darles.

¿Cuál sería la consecuencia de que mi hijo con 8 años no se quiera duchar?

Depende; en invierno quizá no mucha, en verano quizá huele un poco mal si ha hecho mucho ejercicio o si ha estado ensuciándose. No pasa nada porque un día no se duche, pero tampoco puede ser la norma. Si está muy cansado quizá se le puede perdonar la ducha algún día, ¿no? Otra opción es plantearlo, no desde el punto de vista de las consecuencias, sino de la búsqueda común de una solución. Cariño estás muy cansado, ¿verdad?, ¿qué prefieres, ducharte ahora por la tarde o mañana por la mañana? A veces simplemente con dejarles participar de la solución, están más dispuestos a colaborar (aunque quizá esto implique que nos tengamos que despertar nosotros antes también). Se podría plantear como “la consecuencia de no ducharte hoy es que tendrás que madrugar más mañana”, pero así formulado suena más duro que simplemente darle a elegir entre dos opciones (aunque el resultado final sea el mismo).

 

¿Y la consecuencia si nos informan de que nuestro hijo adolescente está faltando a clase?

La consecuencia es que si acumula determinado número de faltas de asistencia le abrirán un expediente, puede que le expulsen algunos días del centro, etc. Las consecuencias académicas las pondrá el centroLa consecuencia en casa será que hayamos perdido en parte la confianza en él o en ella, si nos ha estado engañando diciendo que iba a clase cuando en realidad no lo estaba haciendo. Además, deberíamos preguntarnos por qué se está produciendo esa conducta, qué hace cuando no va a clase, reflexionar sobre el estado de nuestra relación y tratar de repararla, etc. e intervenir sobre eso. El absentismo probablemente sea el síntoma, no el problema principal. 

 

¿Cuál sería la consecuencia si mi hijo adolescente no ordena su habitación nunca?

La consecuencia es que la habitación estará desordenada; él probablemente lo pueda tolerar, pero a vosotros quizá no os hace gracia. La consecuencia más probable es que le cueste encontrar alguna cosa y cuando escuchéis un grito del tipo “mamá sabes dónde está mi loquesea”, podáis responderle con una frase del tipo “no lo sé, mi amor, supongo que dónde tú lo hayas dejado”.

Un problema transversal que encuentro a todos estos ejemplos, es que se quieran solucionar todos desde la perspectiva de las consecuencias. Las consecuencias pueden estar bien “como alternativa a los castigos”, aunque ya hemos dicho que en realidad no son más que un tipo especial de castigo. Al igual que no arreglaríamos todos los problemas que puedan surgir con castigos, como tampoco un carpintero lo arreglaría todo con un martillo, no podemos pretender solucionarlo todo a golpe de consecuencias. Es importante que los niños aprendan normas, límites, que adquieran responsabilidades… pero también es importante atender a nuestra relación con ellos, que haya un buen clima en casa, que estemos todos a gusto conviviendo, que podamos sentirnos todos bien. Si pensamos en todos estos objetivos, también muy importantes, probablemente las consecuencias, pese a ser preferibles a los castigos, también resulten insuficientes. Muchas veces es preferible atender antes a la relación que a la mala conducta. Generalmente si un niño está a gusto en casa, los problemas de conducta se reducen en gran medida.

 

Spread the love

Sobre el autor

María Dotor Ruiz
María Dotor Ruiz
Tener solo unas líneas para presentarse no es fácil. Espero hacerlo bien ;-) Soy periodista y amante de la educación. Como dijo Nelson Mandela, creo firmemente que "la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo". Por eso creo que es tan importante tomárnoslo en serio. Por eso, y porque educar es el más apasionante e importante de los viajes. ¿No crees?