Desmontando mitos de pediatría con Lucía, mi pediatra

Canciones para madres, padres e hijos: Estoy hecho de pedacitos de ti, de Antonio Orozco
Los conflictos familiares como una oportunidad de crecer y mejorar

Desmontando mitos de pediatría con Lucía, mi pediatra

Ayer nos quitamos de encima dudas y nos emocionamos con Lucía Galán, la conocidísima autora de Lucía, mi pediatra. Durante una hora y media, Lucía examinó con esmero y datos contrastados mitos como: “Si los coges se van a acostumbrar”, “Si los bebés tienen mucha baba, si duermen mal, si tienen fiebre, es por los dientes”, “Si andan descalzos se van a resfriar”,  “Si tienen fiebre hay que hacer que suden”, “Tiene que haber un jarabe contra los mocos” o “No me hacen caso a propósito”. Lucía nos regaló palabras llenas de tranquilidad y de empatía, dejó que todo el que quisiera le interrumpiera para plantear sus dudas, hizo un repaso de las principales dudas de salud de pies a cabeza y nos quiso transmitir por encima de todo “que disfrutéis de la paternidad y la maternidad porque es lo más”. Atentos y atentas, muy pronto subiremos el vídeo. 

Más de cien personas se reunieron en la sede del Colegio Oficial de Médicos de Madrid para conocer en persona a una de las pediatras más famosas de la blogosfera y autora de textos tremendamente virales sobre inteligencia emocional (como “Mamá también llora. Carta abierta a padres y educadores”) en un taller organizado gracias al apoyo de Mylan. Lucía comenzó el taller señalando que iba a tratar de desmontar mitos sobre la salud que se han ido transmitiendo de generación en generación sin ningún tipo de evidencia científica que lo demuestre. Y empezó por el primero: la temida “bracitis” de los bebés, que hace que nos sintamos culpables si los cogemos por el miedo a que se acosLUCÍA PEDIATRA 4tumbren y que nos sintamos culpables por no hacerlo y verles llorar. Con enorme sensibilidad y empatía Lucía nos habló de que, como ella suele decir, “los bebés no acaban de nacer cuando llegan al mundo”, sino que llevan nueve meses en un entorno en el que oyen un ruido constante, tienen comida siempre disponible y sienten el calor de mamá… Para Lucía, el parto es como si a nosotros de repente nos llevan a otro planeta, sentiríamos pánico. “El alimento y el afecto son dos necesidades vitales que no se puede negar a los bebés”, aseguró Lucía.

Luego pasamos a otra de las grandes preocupaciones de la salud de los más pequeños, los dientes. Entre risas, Lucía nos contó que siempre decimos que si se mete los puños en la boca, si babea más que antes, si tiene decimillas, si llora más que antes… es por los dientes: “Nunca una parte del cuerpo ha tenido tanto protagonismo”, asegura Lucía, antes de explicar que no hay pruebas de que la primera dentición duela, porque no duele el nacimiento de los dientes definitivos, que son de mayor tamaño, y además recuerda que “un niño de 18 meses ya es capaz de indicar dónde tiene pupa y ni uno me ha señalado la boca en la consulta”. Claro, ya sé que alguno dirá: “Pues los estudios dirán lo que quieran, pero a mi hijo le dolían los dientes al salirle, que lo sé yo”.

Una parte importante del taller se la llevó un síntoma que debería ser nuestro amigo y al que en realidad tenemos fobiLUCIA PANORAMAa. Hablamos de la fiebre. Lucía nos decía que en la consulta dice a los peques que “la fiebre sirve para achicharrar a los bichos”. Por eso, se ha demostrado que en ocasiones bajar la fiebre alarga la vida de esos virus ante los que el cuerpo reacciona subiendo la temperatura. La conclusión es que “no hay que bajar la fiebre, hay que evitar el malestar”. Muy peligrosa es la creencia de que lo mejor para “curar” la fiebre es sudar y por eso es bueno abrigar a los niños con mil mantas. Eso solo conseguirá subir la temperatura aún más. Y otro mito más extendido aún que Lucía quiso desterrar: no es bueno alternar medicación para bajar la fiebre (paracetamol e ibuprofeno), porque así sumaremos los efectos secundarios de ambos. “El mayor riesgo de la fiebre es la deshidratación”, asegura Lucía, que afirma que “una fiebre muy alta no es sinónimo de gravedad”. Lucía nos contó cuándo era necesario ir a urgencias: cuando hay convulsión, rigidez de nuca, dificultad para respirar o para mantenerlo despierto… Tras esta explicación Lucía nos preguntó por qué se tiene tanto miedo a la fiebre. Una de las asistentes contesta: “Por las madres y abuelas, que están ahí…”. Y Lucía, entre risas, aseguraba: “¡Es que a este taller tenían que haber venido las abuelas!”.

lucia pediatra 5

Lucía nos contó que muchos ponemos esta cara cuando el pediatra nos dice que para el catarro no nos puede mandar medicinas.

 

Un dato muy curioso que nos ofreció Lucía es que hay 200 virus que provocan mocos. Es muy normal que los niños estén cada mes y medio acatarrados. Y no, no hay medicamentos eficaces contra los resfriados, de hecho los antitusivos y mucolíticos no están recomendados, lo más eficaz es el lavado de manos. Entre risas, Lucía nos pidió “que no martiricéis a los niños con que se pongan abrigo porque van a coger frío, los virus se cogen por contacto con otros niños”.

Hablando de la diarrea, Lucía recomendó solo dar suero de rehidratación oral que venden en la farmacia y que tiene la dosis adecuada de sodio y sales recomendada por la OMS. Lamentablemente, no está rico: “Sabe salado, porque con la diarrea lo que se necesita reponer son sales”.

Otra de las dudas que quiso despejar tiene que ver con los pies: es normal que hasta los cuatro años parezcan planos y no se necesitan botas ortopédicas (la famosa pediatra nos confesó que “esas botas  han marcado mi infancia” y que de niña solo clasificaba a sus compañeras del cole entre las que llevaban esas botas y las que lucían un calzado más mono) y que lo mejor es andar descalzos.

Y después de ir a los pies, nos vamos a la cabeza. Y es que no nos hacen caso a propósito, no se levantan pronto para ir al cole a propósito, nos montan numeritos a propósito, solemos decir. Y cuando Lucía preguntó al público: “¿Cuál es la manera más rápida para nuestros hijos de captar nuestra atención?”, la respuesta es muy clara: portarse mal. Lucía nos llevó de visita al cerebro de un niño, que está dominado por la parte inferior, de las emociones, los impulsos y los instintos.Los niños hacen cosas de niños, no necesitan la casa ordenada, no necesitan llegar a tiempo…”. Sus necesidades y las nuestras difieren. Pero para conectar la parte del cerebro inferior (dominada por emociones e impulsos) y la superior (dominada por el razonamiento lógico), lo único que hace falta es un chispazo. Y el mejor, nos cuenta Lucía, es el contacto físico: Cuando no sepáis qué hacer, antes de gritar, apostad por el contacto físico”.

Lucíe nos emocionó hablando de las necesidades de nuestros hijos e hijas.

Lucíe nos emocionó hablando de las necesidades de nuestros hijos e hijas.

Lucía no quiso dejar el taller sin hablar de la parte emocional, que tanto cuida ella en su blog y que tanto le ha hecho conectar con miles de personas. Las necesidades de los niños son nuestra presencia real, nuestra escucha sin juicios y nuestra empatía. ¿Y nosotros, padres y madres? Los necesitamos a ellos, porque gracias a ellos nos volvemos más solidarios, mejores personas, hasta el punto, dice Lucía, que “cuando una mujer se convierte en madre se vuelve madre de todos los niños del mundo”. Por eso, nos decía emocionada, nos duele el drama de los niños refugiados que huyen de Siria.

Tras invitarnos a ver un vídeo que demuestra lo que de verdad importa cuando eres padre o madre, Lucía se despidió pidiéndonos que “disfrutéis a tope de la maternidad y la paternidad, porque es lo más”.

 

Imagen de portada: Lucía, mi pediatra. 

Aquí tenéis el vídeo completo del taller de Lucía mi pediatra

Spread the love

Sobre el autor

Gestionando Hijos
Gestionando Hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)