La comunicación en familia, clave para el desarrollo intelectual

obligar a dar besos
“¿Es bueno obligar a los niños a dar besos?”, de Alberto Soler
35 reflexiones de Maria Montessori sobre educación

La comunicación en familia, clave para el desarrollo intelectual

Ver más artículos sobre

comunicación en familia

“Pensamiento y lenguaje son la misma cosa”, subraya el pedagogo Gregorio Luri en un vídeo de nuestra plataforma. Por eso, si nuestros hijos tienen un vocabulario rico y un buen manejo del lenguaje en su complejidad tendrán, del mismo modo, un pensamiento rico. Y, por supuesto, en esto los padres y madres somos ejemplo. Novedosos estudios avalan esta tesis. Os ofrecemos claves para ayudar a nuestros hijos a tener un lenguaje, y por tanto un pensamiento, más rico y complejo.

“En nuestras investigaciones hemos visto que la adquisición del lenguaje y la exposición de los niños a conversaciones bien construidas durante la etapa preescolar está altamente relacionado con los resultados académicos posteriores”. Neil Mercer, investigador de Cambridge, ofrecía esta importante conclusión en una entrevista en El País.  “Nuestro estudio Reasoning as a scientist: ways of helping children to use language to learn science, que publicamos en 2003, demuestra que las conversaciones pueden contribuir a entender mejor las ciencias y las matemáticas”.

Y es que además de mejorar el clima familiar y fomentar un crecimiento emocional sano, una comunicación fluida y rica con nuestros hijos es el mejor cimiento para su crecimiento intelectual.

En nuestra plataforma, el pedagogo y filósofo Gregorio Luri nos confiesa: “Tengo el convencimiento de que el fracaso escolar es un fracaso lingüistíco”. Luri señala que cuando los niños y niñas, en tercero de Primaria, pasan de aprender a leer a aprender leyendo, esta relación entre manejo de lenguaje y desarrollo intelectual se vuelve más palpable: “Para que una persona entienda un texto necesita comprender el 80% del vocabulario. Los niños con más vocabulario tienen más capacidad para comprender”. Nos cuenta Gregorio que hay estudios que demuestran que “algunos niños escuchan 2.600 palabras por hora y otros apenas llegan a las 600”.

Claves para enriquecer nuestra comunicación

Todas las familias podemos mejorar la calidad de nuestra comunicación. Gregorio Luri nos ofrece algunas ideas:

  1. Reservemos tiempo para hablar de verdad. Se ha estimado, dice Luri, que cada día los padres hablan unos 10 minutos con sus hijos. “Esto no es una condena. Podemos intentar aumentar este tiempo”. Reservar un tiempo al día para comunicarnos de verdad con nuestros hijos no solo es bueno para su desarrollo intelectual, es necesario para nuestra conexión y bienestar como familia.
  2. Enriquezcamos nuestro lenguaje con pequeños gestos. Apostar por un lenguaje más rico o más complejo no está solo al alcance de intelectuales o élites, defiende Luri. “Todos podemos mejorar la complejidad de nuestro lenguaje, todos podemos aprender una palabra nueva cada día, podemos mirar en el diccionario una palabra” que no terminamos de entender. Así aprenderemos nuevos matices que enriquecerán nuestro vocabulario y, en consecuencia, el de nuestros hijos.

Si te interesa reflexionar más sobre el aprendizaje y el desarrollo intelectual, te recomendamos leer:

 

Sobre el autor

Gestionando Hijos
Gestionando Hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)

1 Comment

  1. Rizog dice:

    En mi caso yo me di cuenta de que en mi familia había falta de comunicación así que de decidí, que a la hora del almuerzo, todos debemos estar sentado en la mesa y con el celular apagado, una decisión que ha mis hijos, que el mayor no pasa de 12 años, no le ha gustado pero sentí que era la única manera de poder hablar con ellos, más allá de dar órdenes el resto del día. Pues ya van 2 meses desde que implemente y déjame decirte que si al principio fue duro pues ha dado muy buenos resultado, he conocido cosas de los chicos que no sabía especialmente sobre sus horas fueras de casa como el cole. Y ellos han descubierto que su padre es muy bueno contando cuentos de pueblos, algunos de terror otros de fantasía. Esa cara de ellos de querer saber más o como termina el cuento, no lo cambio por nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *