‘Mirai, mi hermana pequeña’, una película que trata los celos en los niños

Ni premios ni castigos
Cuando les den las notas, ¡ni premios ni castigos!
“Donde domina la confianza se vive mucho mejor”, Anna Ramis

‘Mirai, mi hermana pequeña’, una película que trata los celos en los niños

Cómo gestionar los celos de nuestros hijos

¿Tenéis planes para este fin de semana? El día 15 se estrenó en cines Mirai, mi hermana pequeña y después de ver el tráiler, ¡nos lo hemos apuntado para ir a verla! La película de animación trata el tema de cómo gestionar los celos de nuestros hijos y otros aspectos cotidianos que nos parecen interesantes. Te dejamos el tráiler:

Como vemos, la vida de Kun da un giro de 180 grados cuando nace su hermanita, Mirai. De pronto, hay un nuevo miembro en la familia, y él no la soporta. Sus padres están desbordados y le han dejado un poco de lado (al menos, esa es su sensación) y, encima, le piden que se porte bien con ella. Es un cambio y una novedad tan grande que el niño no sabe cómo gestionarla y tiene celos.

Seguro que muchos habéis pasado por eso en casa o si estáis esperando un nuevo bebé estáis todo el día dándole vueltas a cómo encajará vuestro hijo o hija la llegada del nuevo hermanito. ¡Vamos a hablar sobre ello!

¿Se pueden evitar los celos?

Antes de nada, tenéis que saber que los celos son una reacción normal, no lo veáis como un problema. Nadie tiene la culpa, ni vosotros, los papás, ni vuestro hijo (no es que sea malo ni que sea egoísta). A veces, los niños pueden llegar a pegar al bebé (como se ve en el tráiler de Mirai) o retroceder en su desarrollo y que de repente vuelvan a hacerse pis o que no quieran andar para que les cojáis en brazos. Es normal, repetimos. Lo que pasa es que hasta la llegada del hermanito o hermanita, el niño era el protagonista absoluto de la casa y, a partir de ese momento, tiene que compartir todo, incluso a sus padres. El nuevo miembro de la familia es su competencia.

El psicólogo Alberto Soler dice en su videoblog que los celos se dan sobre todo cuando el niño tiene entre 2 y 4 años. Antes no se dan cuenta, y cuando se llevan más años, no suele haber tantos celos porque el mayor ya tiene otras necesidades, no es tan dependiente y, por tanto, no le ve como su competidor.

Los celos, entonces, no se pueden evitar y, aunque son complicados esos momentos con un nuevo bebé en casa y tu hijo mayor portándose fatal, tenemos que intentar empatizar con ellos, entender que es un gran cambio en su vida, y no reprocharle ni pasar de sus celos. Es una emoción más, como el miedo, la alegría o la tristeza, y debemos gestionarla.

Cómo gestionar los celos de nuestros hijos

Además de entender los celos como algo normal, podemos seguir estas pautas:

  1. Antes de la llegada del hermanito, hablar bastante con él o ella y hacerle partícipe de todo lo que tenga que ver con el bebé: que toque la tripa y sienta las patadas, que participe en los cambios que hagamos en casa, por ejemplo, para ver dónde va a dormir cada uno, que nos acompañe a hacer compras, etc.
  2. Validar las emociones de nuestro hijo, aceptarlas y hacerle ver que le comprendemos, que entendemos que se sienta un poco desplazado por la llegada del bebé, que entendemos que todavía no le quiera, pero que lo llegará a hacer. También podemos compartir nuestras emociones con ellos, para que vean que no solo es un cambio para ellos, sino que está suponiendo un gran cambio para toda la familia, que todos nos tenemos que hacer a la llegada del hermanito.
  3. Hablar de las emociones con ellos, ponerles nombre. Explicarles que lo que les pasa se llama celos y explicarles con comprensión por qué vienen los celos, y dejarles claro que es algo normal y que no pasa nada por tener celos cuando hay un nuevo miembro en la familia. Hablar de las emociones en familia es enriquecedor, mejora las relaciones, y según el neuropsicólogo Álvaro Bilbao, “hablando de las emociones con nuestros hijos conseguiremos conectar ambos hemisferios cerebrales (el izquierdo, encargado de tareas lógicas y del autocontrol, y el derecho, más emocional). Si nuestros hijos procesan las emociones, podrán empezar a entenderlas y dominarlas, y no al contrario”.
  4. Dedicar un tiempo para cada uno y demostrar amor. Si nuestro hijo mayor se siente amenazado ante la llegada del hermanito, tenemos que reforzar las muestras de cariño hacia él, que sienta que el hecho de que haya un nuevo bebé en la familia no quiere decir que él o ella haya pasado a formar parte de un segundo plano. Demostrar que queremos a los dos por igual (o a los tres, o a los hijos que tengamos). Tener un ratito a solas con cada hijo les puede venir muy bien para calmar esos celos.
  5. Importante: No comparar a los niños (“el bebé es superbueno, nada que ver con el mayor, que no dormía nada”), ser respetuosos, comprensivos y cuidadosos a la hora de dirigirnos al que tiene celos. E involucrarle en las tareas del bebé, pero no obligarle, pedirle ayuda para que no se sienta excluido, pero nada más.

 

Esperamos que te haya resultado útil este artículo y que siguiendo estas pautas consigáis gestionar/calmar los celos de vuestros hijos. Por si quieres leer más sobre el tema, te dejamos este otro artículo sobre los celos y la envidia.

 

Spread the love

Sobre el autor

Ana Nieto
Ana Nieto
De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).