Carmen Cabestany: “Queremos que las llamadas de familias sobre el acoso escolar no se queden sin respuesta”

El poder de una mirada, de una sonrisa, de una palabra
¿Qué piden los profes a los padres de sus alumnos? Contesta Isabel

Carmen Cabestany: “Queremos que las llamadas de familias sobre el acoso escolar no se queden sin respuesta”

Carmen Cabestany en Gestionando Hijos

Carmen Cabestany nos mostró su firme compromiso contra el acoso escolar en una genial ponencia y estará con nosotros en Barcelona el 7 de mayo para incidir en la importancia de atajar esta lacra social desde la educación que damos a nuestros hijos e hijas. La Asociación NACE No al Acoso Escolar atiende más de 20 consultas diarias por mail y teléfono sobre casos de acoso escolar, confiesa que no dan abasto y que hay familias que deben llamar muchas veces antes de conseguir entrar en contacto. Por eso, acaban de lanzar una campaña de micromecenazgo para financiar la atención telefónica de 12 horas para “seguir ayudando a esas familias como nosotros quisiéramos”. La campaña se encuentra en Mi grano de Arena y os animamos a participar en ella.

 

¿Por qué habéis lanzado esta campaña de crowdfunding?

Vemos la necesidad de tener una línea telefónica para atender mejor todas las consultas que nos llegan. Son muchas las consultas telefónicas que recibimos (entre 7 y 10 diarias por cada línea de teléfono que tenemos), cada una de las llamadas nos lleva una media hora. Aparte nos llegan consultas por correo electrónico (unos 20 mensajes diarios), y no damos abasto. Necesitamos una línea de manera ya inmediata y eso es lo que nos ha animado a hacer esta campaña y a pedir esta colaboración, porque es que si no no vamos a poder seguir ayudando a estas familias como nosotros quisiéramos, se nos demora mucho.

¿Quién atendería este teléfono y qué labores realizaría?

Estaría atendido por una persona formada para que pudiera orientar correctamente a las familias o por lo menos tener esa primera aproximación para luego derivar los casos. Queremos que esas llamadas no se queden sin respuesta. Esa persona estaría formada por nosotros, por NACE, podría ser un psicólogo o una persona que hubiera sufrido acoso escolar, que son especialmente sensibles y saben perfectamente a qué problema se enfrenta la persona que reclama ayuda.

Cuando os llega un caso, ¿qué es lo que hacéis?

Lo primero es recabar toda la información. Tenemos que saber qué ha pasado, dónde ha pasado, cuándo empezó, quiénes han participado, si algún profesor o persona del equipo directivo ha intervenido… A partir de ahí, ya orientamos. Hay casos que son más graves y requieren de una actuación inmediata. Por ejemplo, si ya se ha puesto en contacto la familia con el colegio y el colegio no ha dado respuesta lo que hay que hacer es elaborar un escrito con los hechos, con articulados de legislación y entregarlo en el registro del centro escolar, para que quede constancia y nos sellen la copia y llevarlo a Inspección. En algunos casos hay que actuar muy rápido porque cuando la familia se entera el niño ya está muy dañado. Si no es ese el caso, si es un acoso que empieza, hay que dar otros pasos: primero, la vía del diálogo: hablar con el tutor, ver qué soluciones da el tutor, si no las da hablar con el equipo directivo y exigirles que pongan en marcha un cordón de seguridad en torno al chaval, hay que blindarlo para que de momento no le vuelva a pasar más la agresión, de la manera que sea: física, verbal o por exclusión. La gente a veces piensa que el acoso es solamente empujones o golpes y no es así.

Cuando os llegan niños que, como dices, están muy dañados, ¿el teléfono les va a servir para empoderarlos y que se repongan de ese daño?

Nosotros siempre estamos dispuestos a hablar directamente con los niños, pero depende de la decisión de la familia. Quien contacta con nosotros, en general, es el padre o la madre. Lo primero que les decimos es que, si ellos quieren, nos ponemos al habla con el menor.  Los niños a veces no se lo cuentan a la familia, porque sienten vergüenza, miedo, porque están amenazados, piensan “si lo cuento, la que van a liar en el colegio y luego el que se va a quedar ahí soy yo”. Cuando la persona es ajena a la estructura familiar y ellos saben que son especialistas en el tema, es más fácil que te cuenten. Nosotros nos comprometemos a una confidencialidad hasta donde esto es posible. Si la familia quiere, accedemos directamente al chaval. Y es más, tienen prácticamente línea directa. Cuando accedemos al menor, queda registrado ese número y entonces por encima de cualquier otro compromiso, nosotros los atendemos. Si además hay un caso preocupante, porque a veces hay ideas suicidas, intentamos establecer un compromiso, y les decimos que si en algún momento creen que no pueden más y les asaltan ideas muy negras han de prometernos que se pondrán en contacto con nosotros. Queremos establecer ese compromiso y que sepan que hay un paso previo antes de dar el salto. La familia es la que tiene que valorar si nos da acceso al menor y preguntarle también a él si quiere o no comunicarse con nosotros. Por encima de todo, es la voluntad del menor la que vamos a tener en cuenta. Pero sí nos gusta establecer ese contacto directamente con ellos, si no, a través de la familia, dándoles indicaciones de actuación respecto del menor.

Hasta ahora que habéis lanzado esta campaña de crowdfunding , ¿cómo habéis estado trabajando?

Carmen Cabestany y LujánNo podemos atender todas las llamadas. Teníamos dos móviles, dos líneas, pero esto es insuficiente. La primera línea era la habitual, la segunda es una que he instalado en mi móvil particular para poder atender a más familias, pero aun así resulta insuficiente porque estamos en los medios, vamos esta tarde [por la tarde del martes 1 de marzo] a un colegio en el que la dirección nos ha reclamado para que los orientáramos, ayer [lunes 29 de febrero] estuvimos dando una conferencia para todas las AMPAs del Prat de Llobregat… Son muchos compromisos y aunque hay algún tipo de ayuda sobre todo para los correos, en el tema del teléfono no damos abasto. Por eso necesitamos esa línea de manera urgente para dar una mejor atención. Nos llegan cosas urgentes y puede haber personas que cuando se pongan en contacto y no puedes atenderlas desistan. Las víctimas y sus familias están a veces tan dañadas que pueden pensar que no les interesan a nadie y nadie les va ayudar. Por eso es importante que no se pierda esa oportunidad de ayuda y que podamos atender ya a la primera llamada. Porque ahora hay gente que puede haberte llamado siete u ocho veces en momentos diferentes.

¿Cómo consigue vuestra mediación acabar con el acoso?

No te he de ocultar que muchas veces resulta difícil y que hay casos que se solucionan con un cambio de centro. Hay casos en los que la familia desiste. Después de horas que nos hemos pasado atendiendo la familia, de hacer escritos, de revisarles esos escritos, de presentarlos como asociación junto al escrito de los padres, cuando el tema ya está en Inspección, a veces a familia no tiene la paciencia suficiente y antes de que se pueda solucionar el caso deciden cambiarlo de centro. Y a veces así no se soluciona el tema porque llega el chaval al nuevo centro estigmatizado, porque ha llegado la noticia antes que el chaval. En otros casos, hacemos todo el proceso y depende de la receptividad que encontremos en unas u otras instancias. No es fácil porque las diferentes instancias no están muy receptivos a reconocer que es un caso de acoso escolar, les causa grima. Si no lo reconocen, que es el primer paso, difícilmente se va a solucionar como debiera. Hay casos en los que se consigue a nivel de la Dirección del centro o a nivel de Inspección que este tema se solucione. Ahora mismo estamos inmersos en un caso, una niña de siete años, en el que no se está dando importancia a que cada día le digan: “Mira qué mochila más fea llevas”, “Es que tú no vales para hacer las cosas”… Esto, a los ojos de los adultos puede parecer una tontería, pero esta niña no duerme por las noches, no come, no quiere ir al colegio, está angustiada y dice que tiene mucho miedo. Pero este caso está en vías de solución. A veces cuesta pero frecuentemente se consigue que las cosas se resitúen y que el menor pueda ir tranquilamente al colegio.

¿Por qué apostasteis por el crowdfunding? ¿Cómo funciona la campaña?

La idea nació de una de nuestras voluntarias, que viéndonos que estábamos apurados para poder dar respuesta a todos estos casos, nos lo propuso.  Cualquier persona que quiera hacer una aportación, pueden entrar en nuestra web y en la página de entrada verá cómo hacer aportaciones, se haga socia o colabore

Spread the love

Sobre el autor

Gestionando hijos
Gestionando hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)