“Besos sin límites y límites con besos” (Antonio Ortuño)

Lili paso de la infancia a la adolescencia
Cortometrajes que inspiran: “Lili”, sobre el paso de la infancia a la adolescencia
Por qué leer a James Rhodes nos puede hacer mejores padres)
¿Por qué leer a James Rhodes nos puede hacer mejores personas (y mejores padres)?

“Besos sin límites y límites con besos” (Antonio Ortuño)

límites con besos

Para Antonio Ortuño, psicólogo infanto-juvenil que estará el 24 de noviembre con nosotros en Madrid, este es el resumen de los dos pilares básicos de una parentalidad positiva. Así nos lo cuenta Ortuño, responsable de Familias Inteligentes, en nuestra plataforma: el amor incondicional y el control respetuoso.  En una entrevista nos decía Antonio que “besos sin límites correspondería a una aceptación incondicional de nuestros hijos e hijas, hagan lo que hagan, se les quiere, mejor dicho, se sientes queridos. Un buen clima familiar, con risas, muestras de afecto y cariño son vitales para un crecimiento sano. Y con límites con besos me refiero al establecimiento de límites equilibrando amor con firmeza, cariño con coherencia. En general, pretendo que los padres y madres aprendan a ser muy amables con las emociones de sus hijos e hijas, pero coherentes y estables con lo que dicen que van a hacer”.

Equilibrar amabilidad y límites claros puede parecer una utopía. O al menos eso le parecía a Julia y José, padres de una niña de cinco años, Iria, con una capacidad de persistir para conseguir lo que quería, que lograba cambiar la opinión de sus padres solo por su insistencia. Así, había algunos días que sus padres le dejaban ver la televisión más tiempo del inicialmente convenido, porque estaban cansados, porque no querían pelea o porque tenían cosas que hacer. Otros, sin embargo, estaban con menos paciencia o más prisa y enseguida se enfadaban y olvidaban toda su amabilidad si Iria insistía con ver un ratito más la televisión. Un día, Iria les llegó a decir:

-¿Y por qué el otro día sí me dejasteis más rato y hoy me decís que no? ¡No es justo!

Y después de pensar que la niña era una descarada, que menuda forma de contestar, que cómo se le ocurría decir eso a una mico tan pequeña, se dieron cuenta de que el problema era que no estaban siendo coherentes. Tenían un problema y había que solucionarlo. Julia y José acordaron ofrecer a Iria opciones: podía ayudarles a preparar la cena o ver, en ese tiempo de veinte minutos máximo, la tele mientras sus padres elaboraban la cena. Pasado ese tiempo, se apagaría la televisión sin apagar la amabilidad, entendiendo las emociones de Iria y su enfado porque le gustaría seguir viendo sus dibujos favoritos. Le explicaron esta nueva norma, firme y amable, a su hija, que entendió muy bien la idea. Hubo días en los que Iria estalló en cólera al apagar la televisión y sus padres propusieron sustituir ese rato de televisión por tiempo de juegos, ya que tan difícil le resultaba despedirse de sus dibujos favoritos. Hubo días en los que Iria decidió ayudar a sus padres a preparar la cena y se lo pasó de lo lindo. Y hubo días especiales en los que, después de hablarlo los tres, pasaron un poco de la norma dejando bien claro que se trataba de una excepción. E Iria se sintió querida, comprendida, escuchada y segura con unas normas claras y coherentes.

¿Cómo poner límites con besos?

He aquí algunas claves para tener en cuenta:

  1. Los límites y las normas aportan seguridad a nuestros hijos. Por lo mismo, la permisividad les genera inseguridad y descontrol. En su ponencia viral sobre el cuidado del cerebro de nuestros hijos, Álvaro Bilbao  nos confesó que “me gusta mi labor de mal padre, en esos momentos en que les digo a mis hijos que eso no lo puede hacer, que tienen que esperar un poco, porque aunque sé que muchas veces mis hijos se enfadan, sé que es una labor tan amorosa como darles un beso de buenas noches. Cuando les digo que no o que tienen que esperar, estoy dándoles un regalo importantísimo para su cerebro”.
  2. La empatía es fundamental. “No hay nada más importante que la conexión que establezcas con tus hijos. NADA. Si quieres sembrar la confianza y el respeto mutuos lo primero que has de perseguir es que nada ni nadie os aleje”, nos dice María Soto (que estará el 24 de noviembre en Madrid) en un artículo. Y la mejor herramienta para acercarnos a nuestros hijos es ponernos en su piel, entender, legitimar y poner palabras a sus emociones.
  3. Es importante tener en cuenta el objetivo a largo plazo para priorizar normas y límites. Nos decía Alberto Soler en una charla que en el establecimiento de normas y límites seamos “selectivos, si inundamos de normas el ambiente en casa va a ser irrespirable”. Por eso nos propone primar la salud, la seguridad y el respeto.
  4. Nuestros hijos deben conocer claramente las normas, su importancia y las consecuencias de no cumplirlas. Por eso, debemos explicarle el motivo de la norma (no puedes ver más de 20 minutos de televisión porque luego no da tiempo a cenar y contar el cuento, no puedes hablar así a la abuela porque a ti no te gustaría que te hablaran así…).
  5. Nuestro objetivo no debe ser que obedezcan las normas, sino que sean responsables y sepan elegir. Por eso, como nos decía Antonio Ortuño,”cuando se establece una norma, por ejemplo, puedes ver la TV cuando te pongas el pijama, el objetivo no es que se ponga el pijama, sino que decida.  Por eso a mí no me gusta hablar de normas, exclusivamente, sino de decisiones. Para responsabilizar a nuestros hijos e hijas, es necesario que tomen decisiones, y para que tomen decisiones, debemos aprovechar las innumerables situaciones cotidianas que tenemos para estructurar la realidad, es decir, concretar alternativas y consecuencias, teniendo en cuenta que el control de las alternativas es de nuestros hijos e hijas (tienen derecho a ponerse el pijama o no), pero el control de las consecuencias es del mundo adulto (la única manera de ver la TV es con el pijama puesto). Y las emociones deben ser las mismas, decida una cosa o la otra”.

banner01_850x200_PNG

Si quieres leer más sobre el tema, te recomendamos:

Sobre el autor

Gestionando hijos
Gestionando hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *