Carmen Navarro

Nuestra filosofía

Saberes y quereres

Cuando eres niño piensas muchas veces en que nunca, nunca, vas a ser como los adultos. Y cuando eres adulto te descubres demasiadas veces diciendo o haciendo exactamente tal y como hacía tu madre o tu padre. Y a veces… hasta tu abuela. Recuerdo a mi abuela, sentada en la cocina, escuchando mis historias sobre lo difícil que me parecía

¡No quiero ser mayor!

Cuántas veces los pequeños nos sorprenden con su mirada sobre las cosas! No tienen una visión rara o extraña de los asuntos, al contrario, suelen poner el foco en lo importante